Consejos de Cultivo: Cómo Cuidar de los Plantones de Cannabis

Published :
Categories : BlogCannabisCultivo de Marihuana

Consejos de Cultivo: Cómo Cuidar de los Plantones de Cannabis

Es muy importante cuidar de tus plantones si quieres obtener una cosecha exitosa. A continuación te proporcionamos algunos consejos para que todo salga bien.

La etapa del plantón del cannabis es la más vulnerables del crecimiento de la planta. Por ello, es más importante que nunca saber cómo cuidarlos apropiadamente. Si lo haces bien, tus pequeñas bellezas tendrán el mejor comienzo en la vida, y crearán una base sólida para el resto de su ciclo de vida.

TODO DEPENDE DEL ENTORNO

Para que un plantón prospere, necesita un entorno consistente y estable. Esto incluye temperatura, humedad y flujo de aire constantes. No hay manera más fácil ni eficiente de hacer esto, que con un propagador de semillas. Este económico artículo es básicamente un mini invernadero, que garantiza que los plantones permanezcan en su propio entorno contenido.

Hay varias formas de conseguir un propagador. En primer lugar, lo puedes crear tú mismo. Es tan sencillo como colocar una bolsa de plástico transparente sobre la parte superior del tiesto, con algunos agujeros para la ventilación. O puedes comprar un propagador propiamente dicho. Suelen costar entre €10 y €40, dependiendo de sus características, y ofrecen un enorme control del entorno del plantón. Estas características pueden ser: termómetros, calefactores incorporados, iluminación o control del flujo de aire. Todo depende de cuánto quieras gastar, y de cuánto control quieras tener sobre tus plantones.

Puedes echar un vistazo al propagador que tenemos en nuestra tienda, como ejemplo, pero es probable que un centro de jardinería también te vendan algo de este estilo.

Para empezar, deberás mantener una temperatura constante en la zona de la raíz, de entre 19 y 24 grados. Esto garantiza que todos los plantones se desarrollen a la misma velocidad. Una fácil manera de lograr esto, es con una esterilla calefactora para plantones, que a veces también vienen incluidas con el propagador, o se pueden comprar por separado.

Una vez que todos los plantones estén asomando por la superficie de la tierra, puedes empezar a 'endurecerlos'. Esto significa que ya puedes empezar a aclimatarlos gradualmente al ambiente de fuera del propagador, sin que entren en estado de shock. Esto se hace aumentando cada día la cantidad de agujeros de la bolsa de plástico, o abriendo poco a poco los respiraderos del propagador para aumentar el flujo de aire.

UNA ILUMINACIÓN ADECUADA

Lo siguiente que hay que considerar, es la iluminación. Aunque las luces HPS son estupendas cuando el cultivo de cannabis está en pleno apogeo, a menudo son un poco fuertes para los plantones. Una gran forma de iniciarlos es con una bombilla CFL. Las bombillas CFL no desprenden demasiado calor (a diferencia de las HPS), lo que significa que se pueden colocar muy cerca de los plantones sin causar daños, y al mismo tiempo ofrecen una estupenda cobertura de luz. Esta posibilidad de colocar las luces tan cerca, también impide que los plantones se estiren, ya que no necesitan crecer demasiado altos ni demasiado pronto, para alcanzar la luz.

En cuanto a las franjas de colores de las bombillas, los plantones crecen mejor bajo un espectro azul, así que intenta encontrar este tipo de bombilla – las bombillas de luz blanca fría o blanca suave suelen ser las apropiadas, pero comprueba los detalles de la bombilla antes de comprarla.

Y por último, el horario que iluminación. Puedes administrar a tus plantones una iluminación de 18/6 sin ningún problema. Esto hará que crezcan más sanos.

ALIMENTACIÓN DE LOS PLANTONES DE CANNABIS

La última parte del cuidado esencial de los plantones, es la alimentación. No tendrás que suministrar a tus plantones nutrientes extra. En esta etapa, toman todo lo que necesitan del suelo, y al ser tan delicados en esta fase de sus vidas, si les damos algo extra, podríamos quemarlos y matarlos - así que ¡no lo hagas!

De lo único que te tienes que preocupar es de regar tu cannabis. En esta etapa, solo necesitas agua corriente. Lo ideal es que tenga un pH de 6.3-6.5, y si usas agua del grifo, asegúrate de dejarla reposar durante al menos 48 horas, antes de dársela al cannabis. Con ello se evaporarán el cloro y otras sustancias químicas del agua del grifo.

Riega los plantones siempre que la tierra esté seca al tacto. No tiene que estar húmeda todo el tiempo, ya que las raíces crecen mejor por agotamiento – lo que significa que una vez que han absorbido toda el agua de una zona, crecerán para buscar otras zonas que puedan contener agua. Si las raíces reciben un suministro constante de agua, no solo aumentará la posibilidad de que se pudran, sino que también les quitarás la motivación para crecer.

Nota: Si los cultivas en un medio más avanzado, como en lana de roca, los plantones no tendrán acceso a los nutrientes naturales que contiene el suelo. Y tendrás que suministrales nutrientes con el agua, normalmente, un ¼ de su potencia habitual.

¡Ahí lo tienes! Es muy fácil cuidar de los plantones cuando se sabe cómo. Lo que necesitan es estabilidad y consistencia, y siempre que puedas ofrecérselas, no te tendrás que preocupar de nada más hasta que estén listos para trasplantarlos (generalmente, 10 días después de la germinación).

comments powered by Disqus