Cómo Construir un Invernadero Subterráneo a Prueba de Frío

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisCultivo de Marihuana

Cómo Construir un Invernadero Subterráneo a Prueba de Frío

¿Te encanta cultivar cannabis al aire libre pero el clima no te lo permite? ¡Plantéate onstruir un invernadero subterráneo!

El cultivo de cannabis exterior en los países fríos del mundo, puede ser bastante duro. Los jardineros siempre están pensando en nuevas formas y técnicas para sacar el máximo provecho a sus plantas, y hasta para poder cultivar durante todo el año.

Pues bien, una solución muy eficaz, aunque bastante extrema, es construir tu propio invernadero hundido bajo tierra. Conocidos como walipinis, estas "fosas" de invernaderos hundidos se desarrollaron por primera vez hace más de 20 años en las frías zonas montañosas de América del Sur, con el fin de que sus habitantes pudieran cultivar durante todo el año. Al contrario que los invernaderos tradicionales, que normalmente consisten en caros armazones metálicos y vidrios, un walipini aprovecha las propiedades protectoras y aislantes de la tierra, y las combina con la energía pasiva del sol, para crear un entorno que de otra forma sería imposible obtener.

Si nos imaginamos un invernadero normal, aunque técnicamente protege el cannabis de su interior, éste aún queda expuesto a los elementos por los lados, lo que hace que sea muy difícil conservar el calor durante los meses de invierno. Un invernadero subterráneo está hundido en la tierra, y la exposición no es ningún problema, ya que al estar rodeado de gruesas capas de tierra por todos los lados, permite el aprovechamiento de la masa térmica y mantiene el foso caliente.

Construye el tuyo propio

Aunque una enorme fosa excavada en el jardín no es nada discreta, si se hace de forma pequeña y bien planeada, puede funcionar. Como los principios básicos de su construcción siguen siendo los mismos, independientemente de su tamaño, un invernadero hundido se puede adaptar a cualquier situación; y lo mejor es que son muy baratos de construir, lo único que se necesita es tiempo y mucho esfuerzo.

Necesitarás:

- Energía, fuerza de voluntad y la capacidad de trabajar duro con las manos

- Una láminas de plástico transparente para el techo

- Tierra para construir

El principio básico consiste en cavar un rectángulo de por lo menos 2,5 metros de profundidad (más hondo si quieres cultivar unas cepas monstruosas). La anchura y longitud del rectángulo pueden ser cualquiera, pero debe ser lo suficientemente grande como para alojar cómodamente todas las plantas que vayas a cultivar (y quizás ciertos suministros).

La longitud del rectángulo (el lado más largo), deberá excavarse de cara al sol de invierno - mirando al sur en el hemisferio norte, y al norte en el hemisferio sur.

A continuación, deberás formar una pared alta de tierra compacta en la parte trasera longitudinal del rectángulo, seguida de una pared más pequeña en la parte delantera. Esto formará una buena pendiente para colocar las láminas de plástico. Para obtener una óptima penetración solar, la lámina de plástico deberá formar un ángulo de 39 grados con la pared posterior y más alta.

Una vez hecho esto, deberás formar las paredes laterales del rectángulo, para crear una fosa completamente cerrada.

Tu Propio Micro-Clima

Una vez que hayas completado la construcción, ya tendrás tu propia cámara de calor, que será capaz de conservar las plantas de cannabis incluso durante el más frío de los inviernos. Gracias a este abrigo, los rayos del sol y la masa térmica de la tierra, hará falta muy poca energía para calentar la fosa.

Por supuesto que tendrás que tener en cuenta otros aspectos como ventilación, acceso y drenaje, pero con estos principios básicos podrás planear y construir una fosa que se ajuste a tus necesidades, solo hace falta un poco de ingenio y de sudor. ¡Buena suerte!