Cómo Hacer el Mejor Té de Kratom

Publicaciones :
Categorías : BlogHierbas y SemillasRecetas

Cómo Hacer el Mejor Té de Kratom

Hacer un té de kratom es una de las mejores formas de aprovechar el kratom al máximo. Esta es nuestra receta del mejor té de kratom de Zamnesia.

El kratom es un remedio muy popular a base de hierbas que se cree que tiene propiedades energéticas o relajantes - dependiendo de la cepa. En forma de polvo, el kratom es un producto muy versátil, y se puede utilizar de muchas formas. Una de las más relajantes y agradables es hacer un té, y así es cómo se hace.

UNOS CONSEJOS RÁPIDOS

En primer lugar, queremos decir que, a diferencia de otros alcaloides vegetales, los alcaloides del kratom - concretamente la Mitraginina - son estables a altas temperaturas. Esto significa que hay muy poco riesgo de que pierda su potencia cuando se expone al agua caliente. No obstante, para esta receta recomendamos calentar bastante el agua, pero no hervirla del todo.

También recomendamos añadir el zumo de un limón entero. No solo hace que sepa mucho mejor, además, el elemento ácido del zumo ayuda a proteger a los alkaloides del kratom.

DOSIS

La cantidad de kratom que utilices dependerá en gran medida del efecto deseado. Como el kratom puede afectarnos de forma distinta, tendrás que averiguar cuál es la mejor dosis para ti. Sin embargo, lo siguiente es un buen punto de partida:

1 gramo: Un efecto muy suave
3 gramos: Un efecto razonable
5 gramos: La dosis normal para el usuario promedio
10 gramos: Un efecto muy fuerte
+11 gramos: Extremadamente fuerte - solo los usuarios experimentados deben aventurarse.

CÓMO HACER TÉ DE KRATOM

Hacer té de kratom es bastante simple. Para hacerlo, necesitarás lo siguiente:

Una cazuela pequeña con un pico de vertido
Un colador o un filtro de café de papel
Agua
Kratom en polvo
1 Limón
Opcional: miel, azúcar, canela o cualquier otra cosa con la que se quiera darle sabor.

1. Vierte 1 ½ tazas de agua en la cazuela y añade el zumo del limón.

2. Calienta el agua a fuego lento y agrega la medida predefinida de kratom en polvo.

3. Remueve y dejar que el agua siga cociendo durante otros 15 minutos.

4. Retira la cazuela del fuego.

5. Pon el colador sobre la taza y vierte poco a poco el té de kratom. De esta forma se recoge el polvo residual para garantizar que el té sea claro y sin sedimentos.

6. Añade todo lo que quieras para darle el sabor deseado.

7. ¡Disfruta!

Nota: puedes guardar el polvo que queda en el colador para volverlo a utilizar. Será un té más débil, pero aprovechable. Si no, lo puedes tirar.

¡Ahí lo tienes! Si te gustan los efectos del kratom, hacer un té con él es una excelente forma de tomarlo. Es una forma facilísima y flexible a la vez de obtener todos beneficios de este remedio a base de hierbas, combinados con un estupendo sabor y aroma.