Cómo Hacer Aceite de Coco de Cannabis

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisRecetas

Cómo Hacer Aceite de Coco de Cannabis

El aceite de coco de cannabis es algo obligatorio para los que les gusta experimentar con el cannabis. Es fácil de hacer, sano y ¡puede animar mucho tus comidas! Hemos puesto una receta fácil para asegurarnos de que tengas siempre una.

El aceite de cannabis es una excelente base para cocinar con cannabis. Se puede usar en multitud de recetas como sustituto del aceite de oliva y, en algunos casos, de la mantequilla - siendo el ejemplo perfecto los brownies. Y no sólo esto, sino que el aceite de coco de cannabis es muy saludable tanto para la piel como para su consumo - contiene ácidos saludables, tiene propiedades medicinales, ayuda a quemar la grasa por medio de un mayor gasto de energía, ayuda a prevenir infecciones, reduce el hambre, hidrata la piel y puede ayudar a prevenir enfermedades del corazón - los pueblos que consumen aceite de coco como parte de su dieta, ¡son de los más sanos del planeta!

Antes de empezar con la receta, vale la pena señalar que cocinar con aceites puede ser peligroso. Si el aceite caliente entra en contacto con la piel, puede causar quemaduras graves. Por esta razón es importante protegerse para hacer aceite de coco de cannabis.

Otra cosa a considerar es que esta es una excelente manera de usar los recortes, tallos y hojas del cannabis. Se puede utilizar el brote, pero muchos ven esto como un desperdicio de un buen material para fumar. Las hojas y otros materiales de desecho también contienen algunos cannabinoides, y esta es una excelente forma de extraerlos y aprovecharlos.

Necesitarás:

Una olla eléctrica
Agua destilada - 1,5 litros
Aceite de Coco - 200 gramos
Marihuana - 50 gramos
Un recipiente grande
Guantes de látex
Un tamiz fino
Un aparato para colar
Una batidora/molinillo

La siguiente receta se basa en 200 gramos de aceite de coco, o aproximadamente una "taza". Esto se puede duplicar, triplicar o lo que sea, para adaptarlo a tus necesidades.

1. Bate o tritura el cannabis lo más fino que puedas. Esto maximizará su superficie, lo que garantiza que se pueda extraer la cantidad óptima de cannabinoides. Trata de que tenga la consistencia del café molido.

2. Coloca 200 gramos de aceite de coco en la olla y ponla a fuego lento para que se derrita.

3. Una vez que el aceite de coco está derretido, añade el cannabis a la olla. La medida de 50 gramos está basada en la utilización de una mezcla de materia vegetal. Si utilizas brote o hachís puros, necesitarás menos. (Experimenta con cada lote para encontrar el nivel que te guste más).

4. Añade 1,5 litros de agua destilada. El agua actúa como filtro para el exceso de clorofila del cannabis, lo que permite que el producto final tenga mejor sabor. También ayuda a evitar que los cannabinoides se destruyan antes de mezclarse con el aceite.

5. Tapa la olla y sube el fuego a una temperatura alta. Vuelve al cabo de una hora y remueve la mezcla de materia vegetal. Esto garantiza que toda la superficie del cannabis sea utilizada durante el proceso de unión química entre el aceite y los canabinoides.

6. Después de una hora, baja la temperatura y deja que la mezcla se cocine durante 4-24 horas, removiendo cada hora. Cuanto más tiempo lo dejes, mayor será el contenido de cannabinoides que se mezclará con el aceite.

7. Apága el fuego y deja que se enfríe hasta que sea seguro trabajar con él sin sufrir quemaduras.

8. Coloca la mezcla con una cuchara en un colador, para separar la materia vegetal, y viértelo en el recipiente - un tamiz de café de estilo francés es ideal para esto. Si no tienes uno, utiliza un tamiz para eliminar la materia vegetal y apriétala bien sobre el recipiente - aún habrá una sorprendente cantidad de aceite en la materia vegetal, así que asegúrate de escurrirla bien.

9. El recipiente debe contener ahora una mezcla de agua y aceite. Cúbrelo y ponlo en el frigo toda la noche. Se separará en dos capas, con el aceite solidificándose en la parte superior.

10. Al día siguiente, retira con cuidado la capa superior de aceite sólido. ¡Trata de que no se caiga en el agua! Puedes desechar el agua.

11. Es posible que observes una pequeña cantidad de materia en la parte inferior del pastel de aceite. Para eliminarla, recaliéntalo y se derretirá, y luego cuélalo con un colador fino. Ponlo en el frigo para que se re-solidifique.

¡Ya tienes el aceite de coco de cannabis listo para usar! Se puede guardar en la nevera o en el congelador para su posterior uso en la cocina. Ten en cuenta que no durará mucho en el frigorífico. Lo mejor es dividirlo en porciones individuales y colocarlas en bolsitas con cierre y congelarlas. Esto permite que no tengas que preocuparte de usar todo el aceite antes de que se ponga malo en la nevera, y que no tengas que descongelar todo el lote cada vez que quieras usar un poco.