Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Cómo Germinar Semillas Viejas de Cannabis

Cómo Germinar Semillas Viejas De Cannabis

A las semillas viejas les puede costar un poco ponerse en marcha, pero es posible. Con los siguientes métodos, podrás salvar muchas semillas que de otra manera hubieran acabado en la basura.

No hay nada más frustrante que intentar germinar tus semillas de cannabis para acabar averiguando que son demasiado viejas. Afortunadamente, no todo está perdido y no tiene que ser necesariamente el fin de tus semillas. Con las siguientes técnicas, se pueden salvar la gran mayoría de semillas viejas.

El problema con las semillas viejas, no es que sean viejas per se, si no que su capacidad para absorber agua a través de la cáscara, se ha deteriorado con el tiempo - y también es muy difícil que se abran. Para resolver el problema de las semillas viejas que no germinan, deberás solucionar el problema de la pobre absorción - ¡aún queda vida en estas semillas! El proceso que vamos a explicar se llama escarificación.

Escarificar Semillas

Escarificar Semillas

Como su nombre indica, la escarificación es el proceso de desgastar la cáscara, por lo que lo primero que tienes que hacer es raspar las semillas. Para ello, forra una caja de cerillas con papel de lija. Coloca tus semilla(s) en ella y agítala durante 30-60 segundos. Esto causará una micro abrasión en la superficie de la cáscara, haciendo que sea mucho más fácil que absorban el agua.

Con un poco de suerte, esto es todo lo que necesitas hacer en cuestión de escarificación, pero en el peor de los casos, hay otros dos pasos a dar. El primero es eliminar el borde sobresaliente de las semillas. Echa un vistazo a los lados de la semilla de cannabis. Verás cómo la juntura que une las partes de la cáscara la rodea completamente, pero un extremo es más pronunciado que el otro. Este borde pronunciado puede dificultar la apertura de la semilla, pero se puede eliminar con facilidad.

Coge la semillas entre el pulgar y el índice y, con un cuchillo afilado, pásalo con cuidado por todo el borde a un ángulo de 90 grados. La protuberancia se eliminará y se verá el borde de abajo. Gira la semilla con cuidado y quita el borde del otro extremo para que salga del todo. Una vez hecho esto, ya podrás germinar la semilla de forma normal.

Un Último Intento

Un Último Intento

Si aún así no germinan, seguramente ya no sirven, pero como último recurso, puedes pasar un escalpelo por un lado de la semilla para que se abra un poco. Esto hará que sea mucho más fácil absorber el agua, pero también deja expuesta la semilla a un posible deterioro. Es el último intento de salvar una semilla que de otra manera se hubiera tirado - no se debe hacer esto habitualmente.

También hay que mencionar que estas escarificaciones son un poco difíciles de hacer correctamente, y que no se debe intentar a menos que estés seguro de que la semilla no germina. Toda semilla sana y viable deberá poder germinar sin necesidad de recurrir a otro tipo de medidas.

Germinar Semillas Escarificadas y Raspadas

Con las semillas preparadas, ya puedes empezar con la germinación. Hay varias formas de germinar semillas viejas de cannabis, y todas son efectivas por derecho propio. Pero antes de comenzar con esto, hay otra cosa que puedes hacer para aumentar las posibilidades de germinación, y es la preparación del agua.

Preparación del Agua (Opcional)

Preparación Del Agua

Hay dos maneras de mejorar el agua para la germinación de semillas viejas. En primer lugar, puedes usar agua ligeramente gaseosa. El Co2 del agua ayudará a que ésta sea absorbida por las semillas escarificadas. En segundo lugar, también puedes añadir un poco de ácido fúlvico al agua, en una proporción de unos 10ml por litro de agua. El ácido fúlvico ayuda a las plantas con la absorción, y puede llevar a un crecimiento sano. Alternativamente, puedes utilizar un líquido impulsor de la germinación, que es básicamente una mezcla de nutrientes ideal para la germinación de semillas. Aunque el principal obstáculo de las semillas viejas es conseguir que aborban el agua, unos cuantos nutrientes bien equilibrados no harán ningún daño a la planta.

Germinación del Suelo

Germinación Del Suelo

Nuestro método favorito - la germinación del suelo aprovecha el poder de la Madre Naturaleza e inicia la vida de las semillas como Ella manda.

En primer lugar, coloca las semillas en un recipiente con agua a temperatura ambiente. Pon un trozo de cartón sobre el recipiente, y colócalo en un armario oscuro durante toda una noche (12 horas). Una vez hecho esto, llena de tierra un tiesto pequeño por semilla – la germinación de la tierra es lo mejor, ya que tiene el correcto nivel de nutrientes para que tus pequeñas bellezas se pongan en marcha. Humedece la tierra con agua y haz un pequeño orificio circular en el centro. Este orificio debe ser de unos 3-5mm de profundidad. Coloca cada semilla en un orificio, con la punta hacia abajo, y cúbrelas de tierra con cuidado. Pon los tiestos en un cuarto cálido y oscuro durante 6 horas, y después colócalos bajo las luces y déjalas encendidas. En un par de días, podrás ver cómo se forma un pequeño brote.

Nota: poner en remojo la semilla durante 12 horas, solo se suele hacer con semillas viejas. Te puedes saltar este paso con las semillas normales.

Germinación con Papel Absorbente

Germinación Con Papel Absorbente

La germinación con papel aborbente es otro método muy utilizado. Al igual que con la germinación de la tierra, primero empapa las semillas en agua a temperatura ambiente durante la noche en un lugar oscuro, (una vez más, no suele ser necesario con semillas normales). Una vez hecho esto, coloca un par de papeles absorbentes en un recipiente de tupper. Asegúrate de que el papel esté a temperatura ambiente y transfiere con cuidado las semillas al papel. Puedes colocar la tapa del tupper para mantener la humedad. Pulveriza los papeles todos los días con agua a temperatura ambiente para que el papel no se seque. Con este método es muy importante a) asegurarte de que las semillas no se sequen ni se empapen demasiado (el papel tiene que estar siempre húmedo), y b) que se mantenga el calor.

Una vez que las semillas han comenzado a brotar, puedes transferirlas con cuidado al medio en el que vayas a plantarlas.

Esperamos que con estas nociones no tengas ningún problema para insuflar un poco de vida en esas semillas viejas. Si siguen fallando después de todo esto, es que son sin duda una causa perdida.

Verificación de edad 18+

¿Tienes más de 18 años? El contenido de Zamnesia.es es apto solo para adultos y está reservado para personas mayores de edad.

Asegúrate de que conoces las leyes de tu país. Nuestra tienda online cumple con la legislación holandesa.

Al hacer clic en Entrar, confirmas que tienes más de 18 años.