Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Guía De Cultivo

¿Qué Son Las Plántulas De Marihuana?

¿Qué son las plántulas de marihuana?

Las plántulas o plantones son diminutas plantas de cannabis que acaban de brotar. Una vez abiertas las semillas, la raíz principal, llamada raíz primaria, se dispara. Cuando se transfiere al suelo o a otro medio de cultivo, la plántula acaba saliendo a la superficie. Cualquier cultivador de marihuana te podrá decir que el momento en el que aparece la plántula es una ocasión muy especial y digna de celebración.

Todas las plántulas tienen prácticamente el mismo aspecto; es imposible diferenciar la variedad de cannabis simplemente basándote en su apariencia. Para que las semillas se abran de forma adecuada durante la germinación, deben estar sometidas a unas condiciones húmedas. Una vez la raíz primaria ha crecido lo suficiente, surgirá una plántula con dos juegos pequeños de hojas en forma de lágrima y sujeto por un fino tallo. Durante este proceso, la cáscara de la semilla se desprende de forma natural, aunque a veces es necesario extirparla quirúrgicamente. Estas diminutas hojas tempranas tienen la misma estructura y funcionan como paneles que transforman la luz en energía.

Posteriormente, aparecerán otras dos hojas adicionales con un aspecto más parecido a la típica hoja de marihuana. La fase de la plántula es bastante corta; dura una semana o dos antes de convertirse en plantas pequeñas. La etapa de la plántula forma parte de la fase vegetativa, pero a menudo se considera de forma separada debido a sus necesidades únicas.

Las plántulas necesitan atención extra porque son muy pequeñas y frágiles. Los errores cometidos durante esta etapa podrían perjudicar al crecimiento futuro de la planta. Aquí tienes unos consejos y trucos para proporcionar el máximo cuidado a tus a plántulas.

EL RECIPIENTE ADECUADO PARA UN PLANTÓN

EL RECIPIENTE ADECUADO PARA UN PLANTÓN

Una vez que las semillas se han abierto, están listas para ser sembradas. El tamaño del recipiente de la plántula deberá ser relativamente pequeño. Se pueden plantar incluso en vasos de plástico desechables. Una vez que han salido a la superficie y han crecido durante una semana, se deben trasladar a un recipiente más grande. Si se dejan en el recipiente pequeño, sus raíces comenzarán a crecer alrededor de las paredes y se anudarán, no podrán absorber los nutrientes y el agua no se drenará adecuadamente.

Hay que tener en cuenta que las plántulas desarrollan una raíz primaria sumamente larga. Al darle espacio para crecer, la plántula se estabiliza y se hace más fuerte. El recipiente deberá tener un buen sistema de drenaje. Esto se puede conseguir perforando varios orificios en el vaso de plástico o simplemente comprando una maceta con agujeros en el fondo. Las plántulas cultivadas en el exterior deberán protegerse de las plagas.

Prueba a cortar y separar la parte inferior de una botella de plástico, perfora unos agujeros en ella, y colócala sobre la plántula. Esto permitirá que penetre la luz del sol y un poco de aire, y también servirá como muro defensivo para proteger al plantón de sus enemigos. Muchos cultivadores prefieren mantener los plantones en el mismo recipiente hasta que acaben de florecer, para reducir el estrés provocado por el trasplante. Se pueden lograr excelentes resultados con ambos métodos. Una cosa es segura, las variedades autoflorecientes no se deben trasplantar, sino que deben sembrarse directamente en la maceta en la que van a florecer.

MEDIO DE CULTIVO PARA PLÁNTULAS DE CANNABIS

MEDIO DE CULTIVO PARA PLÁNTULAS DE CANNABIS

La calidad del medio de cultivo es muy importante. Debes evitar los suelos de arcilla porque retienen demasiada agua, lo que podría dar lugar a diversos problemas con las plántulas. Si las plántulas crecen en un medio de cultivo que apenas retiene el agua, podrían secarse. Lo mejor es elegir un suelo con una textura suelta, rico y oscuro, que retenga el agua y que no se embarre cuando está húmedo.

Es fundamental utilizar un suelo que no haya sido excesivamente tratado con fertilizantes, algo que se conoce como suelo "caliente". Aunque muchos medios de cultivo con abono funcionan muy bien para las plántulas, el contenido de fertilizantes deberá estar en el extremo inferior del espectro.

RIEGO DE LAS PLÁNTULAS

Las plántulas necesitan estar en un ambiente húmedo para prosperar. Durante las primeras 1-2 semanas, la tierra de alrededor del tallo y la raíz deberá estar constantemente húmeda. Pero no empapada, o de lo contrario, las plántulas se resentirán. Piensa en ello de esta forma: si el suelo se ve completamente empapado, está demasiado húmedo. Si la tierra se aleja de los bordes del recipiente y tiene un tacto áspero, está demasiado seca.

Si el recipiente es demasiado grande para la plántula, se puede regar lentamente y directamente sobre el tallo, para que el agua fluya por la raíz principal. El agua debe tener un pH adecuado de entre 6,0 y 6,5. Las plántulas no se deben regar de forma directa, porque las gotas de agua podrían provocar un efecto lupa y provocar daños térmicos causados por el sol.

LAS PLÁNTULAS Y LA LUZ

LAS PLÁNTULAS Y LA LUZ

Cuando las plántulas se cultivan al aire libre, se pueden colocar directamente bajo la luz del sol sin ningún problema. Pero los cultivadores de interior se enfrentan a algunos retos. Si colocan las plántulas bajo una luz fuerte, podrían aturdirse y dejar de crecer. Si las luces están demasiado lejos, se estirarán en un intento por acercarse a la fuente de luz, lo que dará lugar a unos tallos largos y débiles. Esto también puede ocurrir cuando la superficie del suelo está demasiado alejada del borde del recipiente.

Algunos cultivadores de interior prefieren colocar sus plántulas bajo lámparas fluorescentes porque no producen mucho calor. También se pueden utilizar luces LED y HPS, siempre que reciban una dosis menor a la requerida en la fase vegetativa. Las plántulas son como bebés; no pueden manejar cantidades adultas de prácticamente ninguna cosa.

El calor que emana de las luces puede resultar excesivo. La temperatura perfecta para las plántulas es de 20-25°C. Con 18 horas de luz y 6 de oscuridad. Si reciben muy poca luz, las plántulas perderán su color y se debilitarán. Si reciben demasiada luz, podrían sobrecalentarse y correr el riesgo de padecer un problema llamado "saturación de luz", lo que significa que reciben demasiada energía para tener la necesidad de seguir creciendo.