Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Cómo regar adecuadamente las plantas de cannabis

Nuestras pequeñas plantas no pueden prescindir del agua, pero no tenemos muy claro cuándo y cuánto deberíamos regarlas. Intentaremos arrojar algo de luz sobre este asunto con cierta información básica. Lee más a nuestro blog.

Agua (aspectos básicos)

La primera regla para el agua de nuestras plantas es: que tenga un pH de 5.8-6.

Regulación del pH:

  • Mediante la acidificación del suelo
  • Mediante el uso de agua de lluvia

Cuelga una bolsa de té verde en una regadera llena de agua del grifo y déjala reposar durante un par de horas. No sabemos si el sabor de la hierba se verá influenciado, pero ¡funciona!

Además, debes tener en cuenta que el agua del grifo contiene cloro que hay que dejar evaporar o disipar.

Si utilizas agua del grifo para regar tus plantas, te recomendamos que la dejes reposar por lo menos durante 24 horas. Podrás comprobar cómo se forman pequeñas burbujas en el fondo del cubo – el cloro. Golpea el cubo para que el cloro escape a través de la superficie del agua. Este pre-reposo permite que el agua alcance una temperatura más adecuada para tus plantas.

Recuerda: la temperatura ambiente (21C grados) es la más adecuada para el agua de riego.

Riega tus plantas al menos 1 o 2 horas después de que empiecen a recibir luz. Al ser la evaporación constante a partir de este momento, la planta podrá usar el agua y también contribuirá a evitar que se pudra.

Cultivador novato? Mirar el Propagator Pro y el Smart Start.

Riego de semillas

Cuando siembres, deberás hacerlo en tierra HÚMEDA. Esto es también válido para las semillas pre-germinadas.

Riega la tierra al menos dos horas antes de la siembra, para que la temperatura y distribución del agua sean óptimas.

Utiliza, siempre que las semillas no hayan salido aún, un film transparente (de cocina) con un par de agujeros para que no se sequen, rocíalo ligeramente todos los días con un espray (haz esto varias veces por tiesto, a intervalos de un par de minutos, para que el agua penetre), o vierte una muy pequeña cantidad de agua sobre las semillas, una vez que sobresalen del suelo, tras lo cual puedes regarlas simplemente cuando lo necesiten).

Advertencia: será extraordinariamente poco al principio, vigilálas y acostúmbrate.

Riego de clones

Haz con la tierra lo mismo que para las semillas, asegurándote de que tengan bastante humedad, para evitar que el agua sea absorbida por la tierra en lugar de por las semillas, mantén la humedad del aire (para esto es ideal un propagador) y asegurate de que el esqueje no tenga demasiado follaje, porque puede provocar que no se formen las raíces o que se produzca un exceso de evaporación.

Plantación en el exterior y en tierra

Las plantas que crecen en tierra necesitan menos agua extra que las que crecen en el interior o en tiestos/envases.

Una vez que la planta ha tenido tiempo suficiente para echar raíces, únicamente necesitará extra riego en pleno verano (o cuando la planta sea excepcionalmente grande).

Vigila de cerca tu planta; si las hojas se marchitan o se rizan ligeramente, es señal de que necesita más agua; si no recibe agua, la planta no se puede proteger a sí misma de la fuerte luz del sol y sus hojas se secarán porque le costará más enviar agua a éstas, con consecuencias desastrosas.

¿Tiesto o envase?

NO pongas tus plantas en un tiesto de piedra o de barro; el tiesto también absorberá el agua y, al estar expuesto al sol, el contenido junto a las paredes del tiesto se evaporará y secará rapidamente.

Haz algunos agujeros en la base del tiesto/envase/cubo para que salga el exceso de agua. Un exceso de agua es casi tan grave como dejar que se seque (¡sólo que más fácil de reparar!).

Podrás identificar el exceso de agua por la manera en que las hojas (amarillas) se caen y tienen un aspecto "pesado" y marchito.

Tampoco debes dejar el tiesto directamente en el suelo, ya que esto aumenta la probabilidad de que no se elimine el exceso de agua. Algunas personas utilizan cercas de plástico para elevar el tiesto del suelo; la madera no sirve ya que puede pudrirse.

La planta necesitará agua con más frecuencia en un tiesto o envase. Para saber cuándo necesita agua, levanta el tiesto con regularidad para que sepas lo que pesa con y sin agua y te acostumbres a saber cuándo necesita que la riegues.

También puedes meter el dedo en la tierra y comprobar si está húmeda. Los primeros dos centímetros pueden estar secos siempre que por debajo la tierra tenga humedad.

Un tensiómetro es la mejor forma de medir los niveles de agua, pero cuesta dinero.

Dejar que tus plantas se sequen de vez en cuando afecta positivamente al desarrollo de las raíces y promueve la disposición de la absorción de éstas, pero el límite entre un poco y demasiado seca es muy fino, por lo que hay que tener cuidado.

Es normal que la capa superior de tierra tenga problemas para absorber el agua cuando la planta está deshidratada. Si ocurre esto, remuévela con un tenedor hasta 2-3 cm de profundidad y cúbrelo con un poco de agua; después de 5 minutos repite la operación y vuelve a esperar; podrás continuar regándola normalmente y comprobarás que absorbe mucho mejor.

La última semana antes de la cosecha

Deja de regar la planta una semana antes de cosecharla; ¡ayudará a desarrollar los brotes!

Productos