Product successfully added to your shopping cart.
Check out

El magnesio y la planta de cannabis

Al igual que el calcio y el potasio, el magnesio es un elemento esencial que deberás tener en cuenta en el cultivo de tu hierba.

Deficiencia de magensio

El magnesio se desplaza por la planta con facilidad. Si hay una deficiencia de este elemento, los cloroplastos de las hojas de mediana edad (bajo la punta del brote floreciente) resultan dañados y el magnesio es extraído de las partes jóvenes de la planta. Esta degradación de la clorofila se manifiesta en parches marrón-rojizos y/o turbias motas amarillentas (clorosis) entre las venas.

El magnesio se extrae con dificultad de las hojas más viejas; obviamente se encuentra unido permanentemente a las substancias orgánicas. Una carencia e leve de magnesio apenas afecta la floración, aunque la deficiencia del magnesio retrasa el mecanismo de fructificación.

Progresión de la deficiencia de magnesio

  • No hay síntomas evidentes durante las primeras 3 o 4 semanas; la planta crece bien, con color verde oscuro y aspecto sano.
  • Los síntomas de deficiencia comienzan a aparecer por primera vez alrededor de las semanas 4 o 6; aparecen parches pequeños de necrosis, de color marrón oxidado y/o una clorosis brumosa en las hojas de mediana edad (bajo las brotes). El color de las hojas jóvenes y el desarrollo del fruto son normales.
  • El tamaño y la cantidad de los parches marrones se extienden por toda la hoja, la clorosis aumenta y se vuelve más amarilla.
  • Los síntomas aumentan por toda la planta, que presenta un aspecto maltrecho.
  • Con una deficiencia grave, las hojas jóvenes también se vuelven cloróticas y la producción decae.

Posibles causas de la deficiencia de magnesio

La falta de magnesio ocurre más a menudo que otras deficiencias. Los síntomas de carencia de magnesio pueden aparecer con concentraciones normales y altas del elemento, así como por deficiencias. Esto es porque su absorción puede verse entorpecida por otros factores x.

Algunas de estas circunstancias son:

  • Un entorno de la raíz muy húmedo y frio y/o ácido.
  • Niveles elevados de potasio, amoniaco y/o calcio (quizás debido a un exceso de cal en el agua o a un suelo arcilloso rico en tiza), en comparación al nivel de magnesio.
  • Sistema de raíz limitado y fuerte estrés de la planta.
  • Alto CE del entorno, evaporación reducida.

Qué hacer

  • Prevenir la deficiencia, en primer lugar, mediante el uso de fertilizantes ricos en magnesio. Si ocurre, pulverizar con sales Epsom
  • Comprobar la temperatura, humedad, CE y pH del suelo o substrato.
  • Si existe la deficiencia lo mejor que se puede hacer es pulverizar la planta con una solución del 2% de sales Epsom.
    Fertilizantes por la raíz: inorgánicos: sales Epsom (en hidro), Kieserite (sulfato de magnesio, usar en el suelo). Orgánicos: estiércol de establo o de pavo, viejo y descompuesto.
  • Corregir las causas: con un pH demasiado bajo (< 5) cultivo en suelo), utiliza un fertilizante de cal que contenga magnesio. Para cultivos en hidro: introduce un alimentador de agua con un pH temporalmente más alto (6.5). Cuando el CE es demasiado alto: aclara y/o utiliza temporalmente agua pura. Mantén la temperatura de la raíz, para cultivos de interior, por encima de 19 ºC (20-25 ºC).

Un poco de magnesio extra no es malo. Un exceso de magnesio no ocurre con mucha frecuencia cuando se cultiva en suelo. Cuando ocurre, la absorción del calcio se retrasa y provoca un exceso de sal, un retraso en el crecimiento y un color verde oscuro en la planta.