Product successfully added to your shopping cart.
Check out

Hacer clones de plantas de cannabis

¿Por qué clonar y qué es?

El inconveniente de cultivar plantas de hachís a partir las semillas, es la gran variedad en la calidad. Para asegurar una alta calidad media, el cultivador necesitará elegir rigurosamente de entre el número más alto posible de plantas, de las que deberá poder cultivar su cosecha por prácticamente nada. La mayor ventaja de cultivar plantas de hachís a partir de semillas, es que siempre hay plantas que, claramente, son mejores que otras.

Plantas de cannabis clonar

Cuanto más alto sea el número de plantas de entres las que se debe elegir, mejor será la planta. Mediante el cultivo de únicamente las mejores plantas, el cultivador puede mejorar la calidad de sus variedades cada año. El problema está en que las plantas que el cultivador utiliza para la producción de sus sinsemillas tienen una amplia gama de diferencias entre ellas. Sería ideal si todas las plantas de una cosecha particular fueran tan buenas como la mejor de ese año o, en caso necesario, del año anterior.

Comprar Tijeras de podar

Los clones cubren esta necesidad, porque son los esquejes de una planta superior femenina; todas ellas genéticamente idénticas unas a otras y a la madre planta a partir de la cual que se han originado. La calidad de los clones no se puede mejorar ni empeorar por la lotería genética de la reproducción sexual, sino que se da el mismo nivel de calidad, año tras año. Hay ejemplos de clones que se han reproducido 50 veces seguidas sin pérdida alguna de calidad (siempre que los clones sean tomados de un espécimen sano, por supuesto).

planta de cannabis hembra

El procedimiento de la clonación

  • Una o dos luces fluorescentes (típicas de color blanco, color 33) o una lámpara de sodio.
  • Un termómetro de aire y un indicador de temperatura del agua, de una tienda de acuarios, para medir la temperatura de la raíz.
  • Optativamente, alguna forma de calefacción del suelo; una estera o un cable, preferiblemente regulado por termostato.
  • Tiestos o cubiletes hechos de polvo de turba prensado (4-12 cm, por ejemplo un tiesto Jiffy).
  • Una hormona enraizante: Rootone F (Luxan) Rhizopon AA o similar (siempre que contenga ácido indolebutírico).
  • Abono fresco.
  • Suelo con semillas/esquejes
  • Perlita.
  • Un botella de espray vacía (en la ferretería se pueden encontrar, muy manejables, de 1 litro).
  • Opcionalmente, un fertilizante líquido, como emulsión de pescado.

Suello

Rellenar los tiestos

  • 1/3 abono (mantiene bien la humedad, contiene algunos nutrientes)
  • 1/3 suelo con semillas/esquejes
  • 1/3 Perlita (añade ventilación a la mezcla)

Paso a paso

Rellena los tiestos con la mezcla, haz que estén bien húmedos y colócalos debajo de la lámpara para que alcancen la temperatura adecuada. Los clones enraizados no necesitan tanta luz como calor para desarrollar sus sistemas de raíces. Mantén la temperatura de la raíz a un mínimo de 20 grados Celsius, preferiblemente a 25. Para ello, utiliza un calentador de suelo (esterilla o cable) o mantén la temperatura del aire a unos pocos grados más que la temperatura ambiente deseada. Para medir la temperatura de la raíz usa uno o más termómetros de acuario (2-3 euros cada uno). Consejo: cuando vayas a comprarlos, pon varios de ellos, uno al lado del otro, en el mostrador y compra solamente aquellos que indiquen lo mismo.

Corta o arranca algunos brotes con buen aspecto de la planta deseada. No los cortes demasiado pequeños, ya que esto puede reducir las posibilidades de supervivencia; haz cortes generosos de 5-10 cm de longitud. Si tomas esquejes de plantas del campo, toma más de los que creas que vayas a necesitar, por si acaso. Como aún no sabes qué planta será la mejor, puedes tomar esquejes de varias plantas.

Plantas de cannabis

Elimina las hojas más grandes de los esquejes, ya que éstas evaporan demasiada humedad. Ata los clones de las mismas plantas juntos, etiquétalos y ponlos directamente en un cubo con agua para evitar que se “desmayen” por falta de humedad. Una vez en el cubo, los clones se pueden mantener por uno o dos días, pero es mejor plantarlos lo antes posible.

Bebé marihuana Clon

Cuidado

Debes proporcionar luz a los clones durante 24 horas al día. Puedes imaginarte que es una especie de unidad de cuidados intensivos; ¡no lo apagas por las noches! Después de entre diez días y dos semanas, podrás observar las primeras raíces asomando por la base de los tiestos. Si usas tiestos pequeños, es hora de sacarlos de su incubadora y plantarlos. Los esquejes en tiestos más grandes pueden permanecer un poco más hasta que hayan crecido un poco. CONSEJO: haz que los tiestos estén húmedos antes de replantar, para que las raíces puedan crecer a través del polvo de turba húmedo.

24 horas de luz

Solamente replanta los mejores especímenes: Si estás trabajando con diferentes variedades de planta, etiqueta cada clon con claridad, antes de empezar. Los clones enraizados se pueden replantar en tiestos más grandes (10-20 cm de diámetro).

Semillas o esquejes

Haz un agujero pequeño en la tierra del tiesto con un lápiz o un clavo. Unta la parte inferior del esqueje con polvo de hormonas y golpéalo con cuidado para eliminar cualquier exceso. Planta el esqueje con cuidado en el tiesto y presiona la tierra de alrededor suavemente, dándole agua si parece necesitarla. Mantén el clon húmedo, sobre todo durante la primera semana. Proporciona a los clones una nutrición para las hojas con regularidad, si es posible pulverizándolos con el espray (en el que habrás disuelto una cucharadita de emulsión de pescado por cada litro de agua). Tras cada toma, pulverízalos con agua pura para limpiar las hojas.

Lana de roca

Lana de rocaTambién hay pequeños bloques de lana de roca que puedes usar como entorno para los esquejes. Funcionan igual que el polvo de turba pero son mucho más caros, dañan al medioambiente (no se deterioran) y debes usarlos en el momento en que están listos. Dicho esto, son mejores para el transporte de los clones; incluso los puedes dejar caer sin que se produzca ningún daño, que es algo que no querrás hacer con los tiestos de polvo de turba. También son más rápidos y fáciles de usar. Simplemente los colocas sobre una capa de perlita, para que el aire pueda penetrar por debajo, y los empapas con agua con hormona enraizante disuelta en ella. Los bloques ya vienen con agujeros de fábrica para colocar los esquejes. Presiónalos un poco hacia abajo par que estén rectos.

Una vez que los esquejes están plantados en el polvo de turba o la lana de roca, rocíalos con agua con hormona enraizante. Un litro será suficiente para varias rociadas durante las primeras 48 horas. La hormona se filtrará a través de la pared celular del clon – y ¡ya está! Si eres un purista de la naturaleza, puedes hacer un extracto de hormona con ramitas de sauce, o colócate el tallo en la boca para humedecerlo con saliva, que también parece funcionar.

Regresar a guía de cultivo de cannabis

Regresar a Técnicas Avanzadas

Continuar a Podar del Cannabis

Continuar a Splitting

Productos