Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

La Fase De Crecimiento Vegetativo En El Cultivo De Cannabis

La Fase De Crecimiento Vegetativo En El Cultivo De Cannabis

La fase vegetativa empieza cuando la plántula sale a la superficie y acaba con el comienzo de la fase de floración. Durante la etapa vegetativa, las plantas de marihuana pasan de ser pequeñas plántulas a imponentes árboles. Desarrollan hojas en forma de abanico que absorben luz para la fotosíntesis, que proporciona a las plantas la energía que necesitan.

Los tallos se vuelven más gruesos para soportar mejor la estructura de las plantas y protegerlas del viento. Las distintas variedades de cannabis presentan diferentes patrones de crecimiento durante esta etapa. Algunas desarrollan tallos gruesos y otras más delgados. Algunas cepas, como las autoflorecientes, tendrán un tamaño más pequeño, de entre 30 y 100cm de altura.

Las variedades fotoperiódicas y de predominancia sativa pueden llegar hasta los 4m. Dependiendo de su genética, la cantidad, forma y tamaño de las hojas también será diferente. Por ejemplo, las variedades índica evolucionaron en entornos hostiles de la cordillera del Hindu Kush y en climas desérticos. Como resultado, han desarrollado una estructura foliar de "dedos anchos" como mecanismo de defensa para retener el agua y proteger los cogollos de un sol abrasador. Por otro lado, las variedades sativa tienen hojas con foliolos estrechos, que les ayudan a respirar en los ambientes tropicales y húmedos en los que evolucionaron. Veamos los fundamentos de una fase de crecimiento vegetativo vigoroso y fuerte en las plantas de marihuana.

CONCEPTOS FUNDAMENTALES Y LOGÍSTICA

Conceptos Fundamentales Y Logística

La fase vegetativa debe considerarse como la base sobre la cual florecen nuestros preciados cogollos. Cuando las plantas crecen altas, fuertes, sanas y robustas, proporcionan a los cogollos la oportunidad de maximizar su potencial y calidad. El crecimiento vegetativo se puede modificar según el entorno de la planta por motivos logísticos. Los tallos se pueden doblar y entrenar para que crezcan dentro de las limitaciones del espacio de cultivo interior.

  • EXTERIOR

En primer lugar, vamos a analizar los fundamentos de la fase vegetativa en el exterior. Debemos elegir la variedad adecuada para el clima en el que van a crecer las plantas. Como norma general, las variedades sativa dominantes prosperan en climas tropicales, mientras que las de predominancia índica proliferan en ambientes secos y cálidos. Puedes utilizar la clasificación climática de Köppen como guía para elegir la variedad correcta. En el exterior, tendremos que lidiar con un montón de insectos, por lo que las variedades resistentes a las plagas serán ideales. Las variedades que desarrollan numerosos tricomas son una estupenda opción, ya que ayudan a controlar la temperatura de la planta y los terpenos actúan como repelente de insectos. También se pueden usar insecticidas biológicos en caso necesario.

Dependiendo del tamaño de la planta, se podría necesitar algún tipo de apoyo. Algunas variedades sativa adquieren el tamaño de un árbol durante la etapa vegetativa. Aunque al aire libre no existan limitaciones de espacio, si las plantas son demasiado altas, las ramas podrían romperse con su propio peso. Por eso es aconsejable atarlas. También se puede aplicar la técnica de la poda apical, que dará lugar a una planta más frondosa y estable.

  • INTERIOR

En la mayoría de operaciones de interior, el espacio es limitado. Los cultivadores de interior a menudo prefieren variedades índica y autoflorecientes porque son relativamente pequeñas. Las plantas de cannabis con típicos rasgos sativa son difíciles de cultivar porque ocupan todo el espacio de cultivo disponible, como las plantas de Jumanji. Las sativas pueden triplicar su altura una vez iniciada la etapa de la floración. Para controlar este problema en interior durante la etapa vegetativa, muchos cultivadores utilizan los métodos SOG y ScrOG con el fin de entrenar a sus plantas para que crezcan en direcciones específicas. Estas técnicas son bastante avanzadas; los cultivadores novatos deberán conseguir un par de cosechas normales antes de intentar aplicar estos métodos.

DURACIÓN E ILUMINACIÓN

Duración E Iluminación

  • EN EXTERIOR

Al aire libre, la fase vegetativa debe empezar durante el último plazo posible. Si estás pensando en vegetar tus plantas durante 5 meses, deberás sembrarlas 5 meses antes de que comience la temporada de otoño, que es cuando el cannabis fotodependiente empieza a florecer.

Por ejemplo, si la temporada de otoño comienza en agosto y estás pensando en vegetar tus plantas durante 5 meses, deberás sembrarlas en marzo. La duración de la fase vegetativa depende enormemente de la variedad y las preferencias personales. Por lo general, cuando un cultivador quiere conseguir plantas gigantescas, dejará que vegeten durante más tiempo; pero si desea plantas más bajitas, tendrá que sembrarlas más cerca del comienzo del otoño. Las variedades autoflorecientes, derivadas de genes ruderalis, tienen una fase vegetativa muy breve debido a su evolución en climas fríos. Por lo tanto, habrá que sembrarlas durante los 2 meses con más horas de sol para permitir que se desarrollen bien.

  • EN INTERIOR

Las plantas de interior no dependen de los cambios estacionales del exterior para comenzar a florecer, por lo tanto, podrás empezar la fase vegetativa en cualquier momento y alargarla todo lo que quieras. Al igual que en exterior, para producir plantas enormes, deberás mantenerlas en la fase vegetativa durante un período prolongado de tiempo. Durante la etapa vegetativa, la marihuana cultivada en interior suele recibir 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad completa.

Existe un consenso generalizado entre los cultivadores de cannabis de que un ciclo de luz de 18-6 es el que produce los mejores resultados durante la etapa vegetativa. Las 18 horas de luz le informan a la planta de que es primavera o verano, animándola a aumentar de tamaño. En el interior, las plantas se pueden mantener en fase vegetativa alargando el ciclo de luz de 18-6.

Las plantas madre (plantas de marihuana de las que se sacan esquejes) nunca deben entrar en la fase de floración, por lo que se mantienen indefinidamente en la fase vegetativa. En el interior, las autoflorecientes se suelen someter a períodos más largos de luz, de entre 20 y 24 horas al día, porque son variedades que no dependen del fotoperiodo. Es imposible manipular la duración de su fase vegetativa porque su "reloj vegetativo" se ha programado nada más salir a la superficie.

  • EN INVERNADERO

El cannabis de invernadero utiliza la luz del sol como fuente de energía, lo que significa que se puede incluir en la categoría de "exterior". Sin embargo, los invernaderos ofrecen un mayor control sobre la duración de la luz; se pueden colocar lámparas adicionales para alargar la fase vegetativa, o cubiertas especiales para bloquear el sol y reducir la duración de esta etapa.

EL RIEGO DURANTE LA FASE VEGETATIVA

El Riego Durante La Fase Vegetativa

Al principio de la fase vegetativa no hace falta regar muy a menudo, porque las plantas pequeñas solamente absorben cantidades mínimas. Es difícil calcular la frecuencia exacta con la que se deben regar, ya que la absorción del agua es distinta dependiendo del medio de cultivo. Se debe encontrar un equilibrio entre el exceso y la falta de riego, siendo preferible quedarse corto. Las plantas que se riegan en exceso son casi una causa perdida, mientras que las que se riegan poco, se pueden salvar simplemente aumentando la cantidad de agua. En este caso, menos es más. La temperatura del agua debe ser de alrededor de 20ºC.

LOS FERTILIZANTES DURANTE LA FASE VEGETATIVA

¡Nitrógeno! El ingrediente principal que necesitan las plantas de cannabis durante la fase vegetativa es el nitrógeno. El ratio N-P-K (nitrógeno-fósforo-potasio) debe ser de 2-1-1, aunque algunos cultivadores tienen otras preferencias y recetas. Como regla general, cuando las hojas presentan un color verde saludable y no se caen, el nivel de nutrientes es el adecuado.

LAS MEJORES CONDICIONES PARA LA FASE VEGETATIVA

• Iluminación: las mejores luces para la etapa vegetativa son las LED y las HPS. En plantaciones de menor tamaño también se pueden usar lámparas CFL.

• Temperatura: las plantas de exterior pueden soportar temperaturas de hasta 38ºC si sus raíces son profundas y penetran bien en el suelo frío. La temperatura ideal para las plantas de interior es de 21-29ºC. Durante la noche deberá ser ligeramente más fresca, de entre 17 y 21ºC.

• Humedad: durante la etapa vegetativa, las plantas de cannabis toleran un mayor nivel de humedad. Un 60% de humedad relativa es lo más recomendable.

• pH: el nivel de pH debe ser de alrededor de 6-6,5 para la marihuana cultivada en suelo y de 5,5-5,8 para la hidropónica.

• Ventilación: la circulación de aire es necesaria durante la fase vegetativa. Tanto los cultivadores de interior como los de exterior deberán proporcionar a sus plantas una suave brisa para que puedan inhalar CO₂ y exhalar O₂.

Las Mejores Condiciones Para La Fase Vegetativa

EL SEXO DE LAS PLANTAS

El sexo de las plantas de cannabis se puede determinar durante las etapas finales de la fase vegetativa. Si tienen sacos de polen, son plantas macho, y deberán ser eliminadas si se pretende obtener cogollos de buena calidad. Cuando las plantas femeninas son polinizadas por las masculinas, concentran toda su energía en la creación de semillas en lugar de THC.

Una vez eliminadas las plantas macho, todavía es necesario inspeccionar las hembra en busca de sacos de polen en forma de plátano, ya que podrían desarrollarse como consecuencia del estrés. Si se detectan a tiempo, estos sacos deben extirparse cuidadosamente con precisión quirúrgica para no dejar escapar el polen, ya que esto podría arruinar toda la cosecha.