Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Cómo identificar plantas de marihuana enfermas

La marihuana es dura de pelar, pero ninguna planta es indestructible. Sin duda, el cannabis se encuentra entre los cultivos comerciales más resistentes, siendo posible cultivarla en cualquier continente; suponiendo que en las pirámides ocultas de la Antártida haya algún cuarto de cultivo. Desafortunadamente, aunque cultives tus plantas con la máxima atención y cuidado, ya sea en interior o en exterior, siempre puede aparecer algún problema. Dicho esto, existen una serie de medidas preventivas para aumentar las probabilidades de obtener un cultivo sano y sin problemas.

Los cultivadores de interior tienen un mayor control sobre las condiciones del medio de cultivo. Pero aunque cultives en exterior, hay dos principios básicos que se deberían aplicar a cualquier cultivo. El primero es que la zona de cultivo debe mantenerse limpia y ordenada. Y el segundo, la zona debe estar en cuarentena el mayor tiempo posible. Las buenas prácticas higiénicas contribuyen a un mejor rendimiento del cannabis. Si la zona de cultivo no se mantiene limpia, la falta de higiene es una puerta abierta a los patógenos. Al sellar la zona de cultivo, se evita la entrada indeseada de invasores y patógenos. 

Las plantas de marihuana no pueden contarte cómo se sienten, pero lo expresarán a través de ciertos síntomas. Por lo tanto, es responsabilidad del cultivador diagnosticar correctamente el problema y aplicar el tratamiento correspondiente. Y esto solo es posible si sabes en qué debes fijarte. Examina tus plantas de marihuana enfermas y lee atentamente la siguiente sección para encontrar una solución.

Enfermedades Del Cannabis

Bud Rot

El hongo Bud Rot, también conocido como Botrytis Cinerea o Moho Gris. Una manera de identificar la presencia de bud rot a tiempo, es seguir de cerca el crecimiento de la hoja que sale del brote. Cuando ésta adquiere una extraña coloración (ver fotos más abajo) y se puede arrancar sin esfuerzo alguno, con un simple tirón, puedes estar seguro al 99% de que el brote está podrido.

Propagación de bud rot

Las causas del bud rot incluyen hojas muertas que se caen con la llegada del otoño, telarañas, larvas y capullos de insectos... todos ellos se pudren en la planta. La causa más habitual y una enfermedad fungal muy común del cannabis es el pythium. Este moho provoca la putrefacción de la raíz y de la parte inferior del tallo. Normalmente ataca a plantas jóvenes y clones. Las plantas más grandes y más sanas son mucho menos susceptibles al pythium. En infestaciones graves de pythium la planta desarrolla "toppling disease" (enfermedad del derrumbamiento) No hace falta que expliquemos lo que significa.

El pythium se puede identificar por la manera en la que la corteza se vuelve marrón en la base del tallo. Al principio, ésta es fácil de eliminar, hasta que el proceso de putrefacción se adentra más profundamente en la base de la planta.

El pythium es un moho, que se propaga mejor en ambientes húmedos. Las esporas del pythium solo se esparcen por medio del agua. Se forman dos tipos de esporas: enjambrazón y estables. Las enjambrazón germinan mejor a una temperatura de unos 15 grados C., mientras que las estables comienzan a crecer con calor, es decir, a unos 28 grados C.

Para prevenir la infestación del pythium es conveniente mantener una temperatura constante en la tierra. Se deben evitar las oscilaciones grandes de temperatura. También necesitarás un buen nivel de humedad.

El moho de las hojas, milidiu y filament fungi son menos comunes que el pythium. El mildiu puede causar la putrefacción del brote entre otros síntomas. Otras causas de bud rot son las hojas que se caen en otoño, las telarañas y las larvas y los capullos de los insectos.

Prevención de bud rot

Su prevención es difícil en el clima de la Europa occidental, porque este moho prefiere temperaturas bajas y un contenido alto de humedad del aire – algo que en esta parte del mundo es bastante inevitable. Trata de mantener tus plantas lo más secas posible. Una idea es sacudir el rocío de las mañanas todos los días y colocarlas directamente a la luz del sol y en un punto donde haya suficiente ventilación. Lo mejor es poner las plantas en el interior por las noches, para evitar el frío y la humedad. Colocar las plantas un poco por encima del nivel del suelo, también ayudará a mantener la temperatura de la tierra un poco más estable y a que su resistencia falle menos drasticamente, haciendolas más capaces de enfrentarse a enfermedades.

Otra solución para el próximo año es oscurecer las plantas temprano, para que florezcan antes de que el otoño levante su cabeza húmeda. Los brotes también podrán usar el poder del sol durante los meses de verano y como resultado tendrán una mejor calidad.

Merece la pena también para prevenir, pulverizar con Teldor de Bayer durante el período de crecimiento, dos veces (o 1 x Teldor y 1 x Finesse para evitar resistencia), y de nuevo una vez que la floración ha comenzado. Durante el período de floración, pulveriza únicamente los tallos. Teldor interactúa con la capa cerosa de la planta y así no se elimina.

Cómo combatir el bud rot

Lo único que se puede hacer durante el período de floración es cortar las ramas infectadas y esterilizar las tijeras entre corte y corte. Te enfrentas a un hongo y los fungi liberan esporas que pueden infectar otras partes de la planta con facilidad. Merece la pena cubrir el follaje infectado con una bolsa de plático antes de cortarlo para evitar que las esporas se extiendan.

Trabaja con presición e higiene y supervisa tus plantas continuamente en busca de nuevas infecciones. En el momento en el que aparece el bud rot en la planta, suele ser una causa perdida, por lo que en una emergencia lo mejor es recolectar a tus señoritas pronto y con ello conseguir salvar algo de la cosecha.

En caso de que el moho haya afectado al tallo y a las ramas, se puede mantener, más o menos, bajo control untando la zona afectada con el "jabón verde" de toda la vida, un conocido limpiador en pasta que se vende en un bote, y aplicándolo con una pequeña brocha. Su medio básico (alcalino) detendrá el moho, la zona se volverá negra y el deterioro cesará. ¡No lo apliques en los brotes! Lo he usado durante años para casos de infección y garantiza una duración más prolongada de la rama o el tallo y que no ocurra la liberación de esporas.

Otra opción es eliminar las zonas afectadas en la cantidad en que sea posible y frotar ligeramente con una solución de agua oxigenada del 3-10%. Los tallos y troncos también se pueden untar con una mezcla de Teldor, lejía y Dettol (¡no la derrames en las raíces!).

¿Cosechar y fumar bud rot?

No se recomienda fumar hierba con bud rot u otro moho. La mejor oportunidad que tienes de salvar algo, es usar el curado al agua (ver nota sobre el tema).

Moho

Moho es el nombre genérico de ciertas series de infecciones por hongos que atacan a las plantas y en las que varias partes de ésta se cubren de una capa blanca o gris de lanoso moho. El moho real (Erysiphe graminis) es común en varios granos, con diversas formas especiales (forma specialis) adaptadas a cada variedad concreta de grano.

Moho real

Moho real: el moho real forma una capa sedosa en la parte superior de la superficie de la hoja

Moho falso

Moho falso: el moho falso aparece en el dorso de la hoja y se encuentra en el pepino, la lechuga y otras plantas

Hongos, del moho al bud rot

Los hongos tienden a crecer mejor en entornos húmedos, sobre todo si no hay mucha circulación de aire. Bajo estas condiciones las esporas del hongo, que siempre están presentes en el aire, encuentran un lugar para establecerse y comenzar a crecer. Si no has podido prevenir el crecimiento del hongo, necesitas controlar la situación lo antes posible.

Si la proliferación fúngica es aún moderada, elimina de inmediato las partes infectadas y asegúrate de que el entorno del cannabis es adecuado para el crecimiento de la planta y no para el del hongo; mediante una buena ventilación, control de la temperatura y humedad del aire y que la base sobre la que se encuentran las plantas no sea muy húmeda.

Si la infestación es más grave, no hay más remedio que pulverizar la planta con veneno (fungicida). Repite la operación después de unos cuantos días, aunque parezca que la primera aplicación ha acabado con el problema. Aún así, tienes que controlar mejor el clima. La pulverización con fungicida debe ser un último recurso. No es sano para las plantas jóvenes ni para las personas; este es otro caso donde prevenir es mejor que curar.

Los hongos de las hojas (como el moho) y los hongos filamentosos son menos comunes que el pythium. El moho puede causar, entre otras cosas, bud rot. En cuyo caso se pueden utilizar las mismas precauciones: un control óptimo del clima. Al contrario que otros hongos, el moho también prospera con una baja humedad del aire.

El bud rot suele atacar al final de la fase de floración. Cuanto más densa sea la planta, más probabilidades habrá de que asome su fea cara. Puedes reconocer al bud rot por la manera en que los brotes de las hojas se vuelven amarillos de manera repentina. Estas hojas amarillas también se separarán del brote al mínimo toque. Para prevenir que se infecte toda la planta, me temo que tendrás que arrancar el brote entero.

El bud rot se puede prevenir hasta cierto punto asegurándote de que el entorno mantenga una humedad del aire relativamente baja durante los periodos de oscuridad.

Combatir el Moho

Hace solamente tres años que unos investigadores sudamericanos inventaron una alternativa para la prevención del moho real. El científico brasileño Wagner Bettiol averiguó que si se pulveriza con leche la planta una vez a la semana, se puede mantener la infección del moho bajo control, igual que si se pulveriza con pesticidas sintéticos.

La leche no sólo es una buena protectora de la planta, también es un suplemento nutritivo para las hojas, que estimula su sistema inmunológico. Según los resultados de este experimento, la pulverización semanal con una concentración de al menos el 10% (1 parte de leche por 9 partes de agua) reduce la propagación del moho en un 90%. Asegúrate de no aumentar demasiado la concentración, ya que a partir del 30% actúa como base nutritiva para una infección de las hojas por parte de otro hongo.

Virus del mosaico del tabaco (TMV)

Tobacco mosaic virusTMV es un virus perteneciente a la familia de los Potyviridae, que consiste en pequeños bastones de unos 700 nanómetros de longitud En una planta infectada, las hojas más jóvenes desarrollan manchas verdiamarillas en forma de anillos, formas circulares y rayas serpenteantes. Las hojas más maduras desarrollan un mosaico amarillo. La hoja se vuelve completamente amarilla en un breve espacio de tiempo. A veces la infección ocurre sin síntomas y sin que el virus sea visible.

Propagación del TMV

El ataque del virus del mosaico ocurre sobre todo en verano y otoño, cuando hay muchos áfidos alados por todas partes. Los áfidos pueden introducir el virus con facilidad. Al trabajar en tu hierba, también puedes, sin darte cuenta, propagar el virus en menor grado. La propagación mediante semillas o por la tierra es imposible.

Este virus tiene muchos portadores, incluyendo la lechuga y varias hierbas, y puede sobrevivir en estas plantas. También infecta otros cultivos comerciales como el tabaco, pepinos, tomates y demás. La infección cruzada también es posible (marihuana a tomate y viceversa).

Desde el momento en el que el virus penetra en la planta no hay manera de volverlo a sacar; los clones de esta planta están ahora también infectados.

Advertencia: el virus del mosaico del tabaco (TMV) puede encontrarse en cigarrillos y en tabaco de liar.

Efectos en la planta

Los efectos en la planta son muy diversos y ésta jamás recuperará su fortaleza inicial, porque gracias al estdo de las hojas, la fotosíntesis se verá reducida. La planta nunca será una planta excepcional, eso es algo seguro, y en general siempre estará subdesarrollada.

Cómo combatir TMV

Como ya hemos mencionado no hay una solución, ya que una vez que el virus se encuentra en la planta, no se puede eliminar. Pero los factores ambientales son importantes; una planta en un ambiente con una temperatura constante de 21 grados Celsius o más, tendrá menos problemas con el virus, por lo que es esencial mantener la temperatura a este nivel.

Prevención de TMV

El primer paso es asegurarte de que el cultivo se empieza en un espacio limpio; asegúrate de que haya los menos bichos posibles y lávate las manos antes de jugar con tus plantas.

Si el virus penetra en la planta madre, existe un 99% de probabilidad de que pase a tu espacio de cultivo. En principio, es posible detectar si existe una infección viral en un clon. Inspecciónalos cuidadosamente. Si la planta posee extrañas características, simplemente deshazte de ella y usa otra.

Para reducir las probabilidades de una infección, necesitas comenzar con buenos clones o desarrollarlos tú mismo. También puedes realizar el cultivo desde la semilla, lo que reducirá la probabilidad de una infeccion de TMV al minimo.

Rendimiento

La pregunta del millón es, claro está, ¿cómo afecta al rendimiento? La respuesta es "considerablemente’. Al tener la planta el virus, afectará al follaje y éste producirá menos. Si mantienes la temperatura a más de 21 grados, se puede vivir con el problema, pero las plantas de exterior sufrirán mucho más el estrés de la infección si vives en un país con temperaturas inferiores a 21 grados.