Producto añadido con éxito a tu carrito de la compra.
Pagar

Asociación de cultivos para la marihuana: albahaca

Albahaca y marihuana

Casi cualquier forma de horticultura requiere de innovación para garantizar que los cultivos se desarrollen más rápido y con mayor eficiencia y calidad. Sin embargo, la innovación en el sector de la marihuana es probablemente la que más rápido evoluciona en todo este ámbito. Los cultivadores buscan constantemente nuevas formas de potenciar la salud de sus plantas y con ella las cosechas de cogollos frescos riquísimos, que se convertirán en delicias recreativas y medicinas salvadoras.

Existen una serie de técnicas, equipamiento y métodos entre los que el cultivador puede escoger para lograr esos objetivos, aunque no todos ellos implican maquinaria, luces y ventiladores de última tecnología, y los importantes desembolsos que conllevan. De hecho, algunos de esos métodos vienen directamente de la propia madre naturaleza, como por ejemplo, la humilde pero poderosa planta de la albahaca.

Además de ser el ingrediente principal del delicioso (y seguramente sano) pesto, la albahaca se merece un hueco en tu plantación al aire libre, ya que podría proteger tu valiosa producción de marihuana y contribuir a alcanzar el máximo potencial de sus cosechas. Bienvenido al mundo de la asociación de cultivos.

La asociación de cultivos se basa en la idea de que algunas especies pueden desarrollar una relación de colaboración y beneficio mutuo cuando se plantan próximas entre sí. Algunas plantas tienen la capacidad de actuar como pesticidas y repelentes naturales, que ayudan a proteger tu cultivo dentro de su entorno de crecimiento. Otras se utilizan para la función contraria, atraen las pestes de tal manera, que no se pueden resistir a ellas. En ese caso, la planta actúa como escudo o cebo. Hay muy poca investigación científica seria que confirme la efectividad de la asociación de cultivos. Sin embargo, esto ha sido un proceso de prueba y error continuo durante un período de tiempo prolongado, y un resultado directo de la observación de campo. Los orígenes de la asociación de cultivos se deben a determinados casos documentados que han demostrado ser efectivos.

En lo que respecta a la albahaca, parece que esta especie ofrece una serie de ventajas cuando se utiliza como cultivo asociado. Hay muchos tipos diferentes de albahaca, desde variedades tailandesas a la albahaca sagrada. Sin embargo, la albahaca que nos encontramos habitualmente en la comida italiana es la albahaca dulce. Esta hierba de aroma dulce es fácil de cultivar y una solución rápida. Necesita entre 6 y 8 horas de luz solar al día para desarrollarse óptimamente y prefiere terrenos húmedos aunque con buen drenaje.

La albahaca es conocida por ser un gran cultivo asociado para una gran variedad de plantas, como pimiento, chile, berenjena, caléndula, orégano, patatas, tomates, repollo, remolacha, alubias y espárragos. Esta larga lista de vegetales es una prueba irrefutable del espíritu de equipo de la planta de la albahaca. Además se ha comprobado que atrae formas de vida beneficiosas al entorno de cultivo, como mariposas, mientras repele otros insectos perjudiciales y dañinos. Este tipo de invitados no deseados incluyen mosquitos, el gusano del tabaco, mosca blanca, ácaros y el escarabajo del espárrago.

Otro efecto importante del cultivo de albahaca entre otras especies, es su aparente habilidad para mejorar el sabor de una planta y algunas opiniones en foros de internet hablan incluso de su capacidad para incrementar la producción de aceite en las plantas de marihuana, aunque esto no ha sido demostrado. Usar albahaca como cultivo asociado para tu marihuana podría resultar en cosechas realmente interesantes.



Productos relacionados