Product successfully added to your shopping cart.
Check out

Seguridad y Cuidados durante los viajes de Salvia

¿Cuándo hace falta un cuidador?

Cuidados durante los viajesTodos los usuarios experimentados de psicodélicos están de acuerdo en que se necesita una persona extra y sobria para cuidar de aquel que está teniendo un viaje. Esta importante ayuda, conocida como tripsitter o sitter, es importantísima cuando se toman dosis altas de Salvia o se es un novato en el uso de Salvia, al igual que con cualquier otra potente droga psicodélica.

Si se fuman las hojas de Salvia o se mastican, no se suele necesitar un cuidador, sobre todo para usuarios habituales. Pero cuando se trata de fumar o vaporizar dosis grandes o extractos, el viaje alcanza un nuevo nivel y hasta el más experimentado de los fumadores de Salvia estará agradecido de poder contar con la ayuda de un cuidador (o enfadado si no es así). Mucha gente, evidentemente, lo hacen solos, pero tener un juicio claro de la situación, es muy importante.

¿Qué debe saber y hacer un cuidador?

La regla de oro para los cuidadores es tener la mente tranquila cuando la persona que está teniendo el viaje no la tiene. Estos pueden perder el control o expresar emociones extrañas que pueden resultar aterradoras o inquietantes, y el trabajo del cuidador es juzgar la situación y mantenerlo a salvo. Con la Salvia, los viajes siempre pasan rápido. No será necesario llamar a la policía o a los paramédicos, a no ser que se trate de una verdadera emergencia; lo que hay que hacer es asegurarse de que la persona está sana y salva físicamente y dejar que pase el viaje. En unos pocos minutos, el usuario estará bien otra vez (si sabes esto, podrás permanecer tranquilo y relajado durante viajes intensos; ¡recuérdalo!). La experiencia, con los psicodélicos en general y la Salvia en particular, siempre hará que un cuidador tenga más probabilidades de hacer lo correcto en el momento adecuado. Sin embargo, hay que señalar que cuando una persona con experiencia toca o sujeta a otra para traerlo de vuelta a la realidad, el efecto disociativo de la Salvia puede hacer el proceso extremadamente terrorífico para la persona que está teniendo el viaje y causar el efecto contrario.

¿Qué papel juega el cuidador?

Yo divido el papel del cuidador en tres distintos: asegurarse de que la persona (y los de alrededor, incluido tú) esté a salvo físicamente, que esté a salvo emocionalmente y, más tarde, ayudarle a recordar el suceso. El primero es el más importante y debe ser una prioridad para el cuidador. De hecho, la seguridad física es la prioridad número uno en cualquier experiencia psicodélica y, ciertamente, en cualquier aventura en la vida. En concreto, vigila con cuidado a la persona y mantén su cabeza a salvo. No dejes que se escape ni que se choque con nada; intenta que permanezca sentado. Seguridad SalviaMantenle lejos de objetos calientes, afilados o que se puedan romper, armas, paredes y otros obstáculos, sitios públicos, otras personas y la calle. No le empujes, guíale con palabras y movimientos suaves. En caso de emergencia, quítale cualquier objeto peligroso en potencia, despacio, informándole de lo que estás haciendo, y aflojando cuidadosamente su mano. Una vez que todos los peligros del entorno se han eliminado, hay que tener en cuenta otros factores. No uses la fuerza para mover a la persona u obligarle a hacer algo, y guíale solo si comienza a moverse, sin asustarle con movimientos repentinos. Si es posible, evita tocarle; se sabe que la gente que tiene viajes con Salvia confunde un roce y la fuerza física con un ataque o amenaza (otra razón para mantener armas y objetos peligrosos y afilados fuera del entorno de los viajes, SIEMPRE). Además, un cuidador debe ayudar en el viaje del usuario, sin interferir. Si la gente se distrae o se mete en situaciones de las que le es difícil salir, ayúdales. Te lo agradecerán mas tarde.

El segundo de los papeles es la obligación del cuidador de ayudar a que el viaje sea una experiencia de lo mejor. El simple apoyo emocional puede hacer milagros si un viaje ha salido mal, y hablar a una persona usando frases tranquilizadoras y fáciles de entender puede ayudar muchísimo. Intenta que entienda que está alucinando y que está a salvo. Dile quien eres, tu nombre, y llámale por su nombre, explicando que está teniendo un mal viaje que se acabara en seguida. A veces es mejor no hablar para obtener resultados positivos, dependiendo de la actitud mental de la persona.

Tercero, una vez que el viaje es seguro y placentero, el recuerdo de la experiencia vale casi tanto como la misma experiencia, y el cuidador deberá proteger este recuerdo. Hay varios métodos para hacer esto de manera eficaz y fácil. Escribe todo lo que la persona dice y hace durante el viaje, claramente y con detalles, para que pueda imaginárselo después. Una forma de revivir la experiencia del viaje es preguntarle a la persona qué siente, o dónde está, o qué está haciendo y escribirlo todo. Esto está bien siempre y cuando la persona pueda hablar y las preguntas no sean intrusivas. Se puede usar una grabadora de video o audio, pero usa tu buen juicio; todo lo que grabes estará disponible para cualquiera con acceso.

Salvia productos