Product successfully added to your shopping cart.
Check out

El Pellet

Los pellets son pequeños paquetitos de Salvia enrollada y comprimida, en forma de bolas o cilindros. Los pellets se mascan – muy despacio, una mordida cada pocos segundos – y la substancia activa de la Salvia penetra por las encías. Los efectos se pueden presentar media hora después de empezar a mascar, y entonces se escupe el pellet y se tira, dejando el jugo saturado de Salvia en la lengua y encías. Intenta conservar ese jugo durante media hora. Los mascadores rápidos tienen un bol o una toalla a mano para escupir los pellets usados – el jugo puede manchar la ropa. ¡No vuelques el bol!

Hacer pellets es muy sencillo. Se pueden hacer con hojas frescas, recién cogidas, o secas, dando lugar a dos tipos distintos de pellets. Los hechos con hojas secas tienen un sabor más dulce y menos amargo. Lo ideal sería tener una balanza de gramos (cuestan menos de 12 euros), pero si no es así, basta con contar de 8 a 28 hojas grandes y enteras para obtener de 2 a 8 gramos de Salvia seca. Hay que empapar las hojas en agua fría durante varios minutos y sacarlas y escurrirlas hasta que no salga agua, y entonces enrollarlas o hacerlas una bola. El producto final es un pellet. Para hacer el proceso aun más fácil, se puede enrollar o hacer bolas con las hojas secas de Salvia, pero se pierde sabor y textura. Algunas personas les ponen sabor a sus pellets con ingredientes como azúcar, miel, sirope, extracto de estevia, etc. Los pellets con sabor son mucho menos amargos y más agradables de masticar.

Para aumentar el efecto del colocón de tu pellet de Salvia, puedes preparar la boca para que absorba mejor el ingrediente activo. Lo que necesitas es un cepillo de dientes normal y un enjuague de boca que tenga alcohol o mentol (como Listerine Cool Mint, Crest Mint, etc.). Primero usa el cepillo para cepillar suavemente el interior de la boca, por todos los recovecos y debajo de la lengua (donde se da mucha absorción). Aclara y haz gárgaras con el  enjuague bucal, manteniéndolo en la boca durante 30 segundos. Mueve el enjuague por todo el interior de la boca. Escúpelo y con él se irán todas las células y partículas muertas de tu boca.

Normalmente, los efectos comienzan unos 10 o 15 minutos después de la primera mascada. Para los novatos: no os confundáis porque tarden más a aparecer que cuando se fuma; la Salvia es una potente substancia psicoactiva y los efectos de los pellets duran más que si se inhala. El punto álgido del colocón de pellets es más o menos cuando lo escupes, y se queda ahí durante una buena hora, antes de empezar a apagarse. La experiencia completa de mascar un pellet es relativamente breve, pero suele variar según la persona.

Salvia productos