Product successfully added to your shopping cart.
Check out

Clima

El cultivo interior de cannabis requiere de la recreación del clima del entorno natural de la planta.
Cierra los ojos e imagínate todas esas Indicas creciendo naturalmente en las colinas de Asia central o Sudamérica.
Calor, humedad.
Eso es.
Ese es el clima que deberás lograr si quieres una buena producción de marihuana de gran calidad.
Una temperatura ambiente de unos 20 C, no alguna fábrica abandonada, sótano o ático con 10-15C; no es suficiente para el cannabis.
Demasiado de lo bueno tampoco es aconsejable – las lámparas HPS calientan mucho y en espacios cerrados la temperatura ambiente puede alcanzar los 40C.
La temperatura que debes intentar conseguir es de 26-28C, distribuida uniformemente por toda la zona de cultivo.
Lo mismo ocurre con la humedad: si es demasiado baja, la planta crecerá más despacio de lo que debería; si hay demasiada, aparecerá el moho.
Durante las primeras fases del crecimiento, se necesita una humedad del 60-80%, siendo conveniente rebajarla al 40-50% una vez que los brotes están cubiertos de resina – es decir, cuando el riesgo de la aparición del moho es más alto y las pérdidas también.
Y por último, pero no por ello menos importante, el dióxido de carbono (CO2) – el principal alimento de tus plantas de cannabis.
Si tienes las plantas en espacios cerrados,  existe el riesgo de un bajo nivel de CO2.
Afectará gravemente al ritmo de crecimiento.
Hay que evitar como sea la deficiencia de CO2 – aumentando el nivel por encima del natural, de unos 340 ppm (partes por millón), influenciarás positivamente a tus plantas, con el resultado de una cosecha mucho mayor de marihuana.

Grow Guide

 ...