Product successfully added to your shopping cart.
Check out

Calefacción

La temperatura es el factor más simple y mejor entendido para garantizar el clima apropiado a tus plantas de cannabis. Para maximizar la producción, deberás mantener la temperatura entre 24-28 grados Celsius. Si baja de 24C podrá tener como resultado un crecimiento más lento y unas planta más débiles. Una temperatura por encima de los 30C supondrá el riesgo de que se te quemen las plantas – cosa que no querrás que ocurra en la parte de arriba de estas, antes de que las tengas bien bonitas y secas en tu pipa/bong/porro/galleta...

Entrando más en detalle, tendrás que asegurarte de que la temperatura es más o menos uniforme en toda el área de cultivo. Al producir las lámparas HID (HPS y MH) bastante calor, suele ocurrir que la temperatura es demasiado alta en la parte de arriba y demasiado baja en la de abajo – resultando en ambos un crecimiento restringido y una planta quemada. Una solución es utilizar un ventilador de circulación, que mueve el aire del interior de la caja. Si tienes las plantas en una caja pequeña o quieres mantener las lámparas lo más cerca posible de sus puntas para proporcionarles una mayor cantidad de luz, puedes usar un reflector– uno con un cristal que separe la lámpara de las plantas, además de un ventilador adicional para la lámpara.

Durante la “noche”, cuando las lámparas estén apagadas, puede darse el problema opuesto – la temperatura puede descender por debajo del los 24C, sobre todo si  tu plantación se encuentra en alguna caseta vieja, sótano, etc. Un calefactor externo o calefacción del suelo servirá – pero asegúrate de mezclar el aire con un ventilador de circulación, de lo contrario habrá una enorme diferencia de temperatura dentro de la caja.

Grow Guide

 ...