Skunk Causa Psicosis, ¿En Serio?

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisCiencia

Skunk Causa Psicosis, ¿En Serio?

Hace poco se publicó una investigación sobre el vínculo entre las distinas variedades de cannabis y la psicosis. Los medios se lo pasaron pipa con ella, pero, ¿es todo tan malo como se cree?

Claro que no. Esta investigación es deficiente, y ha sido en su mayor parte malinterpretada para favorecer el pánico anti cannabis tan popular en el país en el que se llevó a cabo el estudio (el Reino Unido). La investigación compara a un grupo de pacientes con un primer episodio de psicosis, con un grupo de control compuesto por el público en general – todos de la misma zona de Londres. Se les preguntó a los participantes si consumían cannabis, con qué frecuencia y de qué tipo.

Mediante ello, llegaron a la conclusión de que había una mayor probabilidad de que los que padecían psicosis hubieran consumido variedades skunk de cannabis a diario, mientras que los que habían usado hachís, no tenían más riesgo que los que no consumían drogas Con estos resultados, los autores del estudio determinaron que el 24% de los casos de psicosis se podría haber prevenido si no se hubiera consumido cannabis. Al mismo tiempo, los autores indican que esto no es una relación causal. No entendemos cómo pueden hacer esto, ya que es una clara contradicción, pero a pesar de ello, los medios han hincado el diente en la información - con titulares como 'el cannabis triplica el riesgo de padecer psicosis' y 'el cannabis fuerte responsable de un cuarto de los nuevos casos de psicosis'. Una vez más, el poder del sensacionalismo arremete contra el racionalismo. ¡Hasta el Home Office, una de las principales autoridades gubernamentales del Reino Unido, se ha subido al carro del sensacionalismo y ha afirmado que esto es un buen ejemplo de por qué el cannabis debe seguir siendo ilegal!

EN QUÉ SE EQUIVOCAN LOS MEDIOS Y EL HOME OFFICE: UN ESTUDIO MUY DEFICIENTE

Antes que nada, correlación no significa causalidad, y para ser justos con los autores, es algo que han reconocido. Podría ser que los que sufren o tienen riesgo de padecer psicosis, recurren al cannabis.

Sin embargo, esto no es lo único en lo que se equivoca el estudio. Para decirlo claramente, era un cuestionario, en el que se preguntaba a la gente, de forma retrospectiva, cuánto cannabis consumían. No hay control científico, ya que las respuestas están sujetas a las interpretaciones personales de los participantes. No se les ha observado, ni se les ha hecho análisis de laboratorio, ni se ha verificado nada de lo que han dicho.

También está el hecho de que los investigadores no han tenido en cuenta muchas variables. Afirman que los hombres blancos, emigrantes y fumadores empedernidos tienen más probabilidades de desarrollar psicosis, y así lo exponen en sus resultados. Sin embargo, no tienen en cuenta factores como el consumo de alcohol (que se ha demostrado que es lo que invalida otros estudios parecidos), factores hereditarios, factores socioeconómicos, edad, otras drogas y el estrés. Todos ellos pueden tener un enorme efecto en este tipo de método de investigación, tan amplia y sin control, y supone un gran hueco en la validez de sus resultados.

¿Y QUÉ HAY DEL HACHÍS?

Lo que nos parece muy interesante de este estudio, es que no haya encontrado ningún aumento en el riesgo de desarrollar psicosis para el hachís. El hachís es una forma concentrada de cannabis. Los investigadores y los medios hablan de él como si fuera una cepa distinta de cannabis, pero se puede hacer con cualquier variedad. Si estuviera hecho del mismo skunk del que se dice que causa psicosis, en teoría el hachís debería ser más fuerte y tendría más probabilidades de causarla.

Es cierto que no todo el hachís es más fuerte que la marihuana que se vende en la calle, podría ser menos puro y elaborado a partir de hierba de muy mala calidad, pero en teoría, gramo a gramo, el hachís es más fuerte.

HAN HECHO ALGO BIEN

Aunque puede que los resultados de esta investigación sean defcientes, han hecho algo bien, por lo menos en principio: valorar la diferencia entre dos "tipos" de cannabis. Aunque parece que han entendido bien qué es el hachís, es el primer estudio que vemos en el que se trata de valorar la diferencia, en vez de poner todo el cannabis en el mismo saco. Es algo que se debe promover, ya que puede ofrecer un mejor entendimiento sobre cómo interactúan con el cuerpo los distintos ratios cannabinoides, como el contenido de THC/CBD.

CÓMO SE PUEDE PREVENIR LA PSICOSIS CON EL CANNABIS

De un extremo al otro, también se ha descubierto recientemente que el cannabis se puede usar para tratar la psicosis, dejando por los suelos una vez más a los medios sensacionalistas y al gobierno. De hecho, es algo más que una simple teoría; la farmacéutica GW con sede en el Reino Unido, está llevando a cabo en estos momentos un estudio sobre el efecto amortiguador del CBD en la psicosis - uno de los principales cannabinoides del cannabis. Se espera que mediante estas pruebas, puedan sacar un medicamento con receta médica basado en el cannabis para combatir la psicosis.

De cualquier forma, es muy importante que nos tomemos todo lo que leemos al pie de la letra. Echa un vistazo tú mismo a la investigación y saca tus propias conclusiones. Aunque cada vez hay más apoyo para la legalización del cannabis en el Reino Unido, los medios de comunicación parecen ir a la zaga con sus tácticas alarmistas. ¡No te creas todo!