Reseña de Producto de la Spannabis 2016: El Vaporizador Grasshopper

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisReseñas de Productos

Reseña de Producto de la Spannabis 2016: El Vaporizador Grasshopper

A medida que los vaporizadores adquieren más popularidad, cada vez es más importante extender los límites de su calidad y discreción. Por eso nos alegró ver el Grasshopper en la Spannabis 2016.

Deambulando por los puestos de la Spannabis, nos llamó la atención cierto objeto que vimos en un stand corriente, sin mucho bombo y platillo: el vaporizador Grasshopper - uno de los más esperados del 2016. Como es natural, me emocioné con un deleite casi frívolo al tener entre mis manos un modelo operativo, antes de que estén disponibles en Europa.

El vaporizador Grasshopper de Hopper Labs va a revolucionar el mercado de los vaporizadores portátiles. Los creadores del Grasshopper han formulado unas atrevidas declaraciones sobre su vaporizador bolígrafo - un dispositivo que no suele ser capaz de competir con los “chicos grandes”. Sin embargo, tras haber visto uno de ellos en acción, debo decir que mis preocupaciones eran infundadas.

Grasshopper

Diseñado para parecerse a un bolígrafo, el Grasshopper tiene un estilo moderno, elegante y discreto. Está hecho de un 95% de metal, y todas sus partes han sido meticulosamente planeadas. Por ello, su tacto es muy alentador. A pesar de su estructura de metal, el Grasshopper es muy ligero - mucho más que los mejores vaporizadores del mercado. Una combinación muy atrayente que ofrece una gran durabilidad sin que sea una carga - perfecto para vapear sobre la marcha o de viaje. Y además, me enteré de que el Grasshopper viene con una garantía de por vida - que acredita la confianza que tiene Hopper Lab en su producto.

El Grasshopper está diseñado para usarlo con hierba seca y suelta. Tras extraer la boquilla, encontré una cámara para hierba bastante pequeña y alejada del elemento calefactor mediante una rejilla de metal. No durará una sesión larga sin que haya que volver a llenarlo, pero es ideal por su discreción. Se pueden establecer incrementos precisos de temperatura para obtener una experiencia personalizada. Al encenderlo, se calienta a la temperatura programada en 5 segundos. Es increíble, tuve que comprobarlo dos veces - la mujer del stand me tuvo que convencer de que, efectivamente, ya estaba listo para usar.

En términos de producción de vapor, me sorprendieron sus densas nubes. Un poco más caliente de lo que esperaba, seguramente por su diseño compacto y, como consecuencia, su corta ruta de vapor. Sin embargo, si se tiene en cuenta que es un vaporizador bolígrafo sin ningún tipo de tecnología refrigeradora, impresiona bastante - es mucho mejor que otros vaporizadores de este estilo.

Tras jugar con el Grasshopper un rato, descubrí que tiene una batería recargable de alta capacidad que se puede extraer y reemplazar con facilidad, en caso de ser necesario. Su elemento de recarga es de lo más elegante - y emocionó al friki que llevo dentro. En lugar del cable habitual, el Grasshopper tiene una presilla magnética que se ajusta sobre el botón de encendido. Es muy elegante y, aunque quizás no muy importante, es un bonito toque para un vaporizador con este diseño.

Aunque aún no sabemos su precio, Hopper Lab afirma que el Grasshopper va a ser económico, y que podría convertirse en un serio rival para algunos de los “chicos grandes” del mercado, como el Mighty o el DaVinci Ascent.

Lamentablemente, en el momento de escribir estas líneas, no he pasado suficiente tiempo con el Grasshopper como para hacer una reseña completa. Pero seguro que está a punto de ser lanzado, ¡así que permanece atento al blog!

 

         
  Josh  

Escrito por: Josh
Escritor, psiconauta y aficionado a la marihuana, Josh es el experto de Zamnesia. Se pasa todo el día en el campo, investigando todo lo que tenga naturaleza psicoactiva.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores