Nuetro Top 10 de Razones para Poner Fin a la Guerra Contra l

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisLeyes Antidrogas

Nuetro Top 10 de Razones para Poner Fin a la Guerra Contra l

La Guerra contra las Drogas ya ha durado demasiado. Estas son nuestras 10 principales razones para acabar con toda esta locura.

La Guerra contra las Drogas, la intachable cruzada para poner fin a la producción, distribución y venta de sustancias ilegales, y a su mercado negro que genera tanta violencia y corrupción. Por desgracia, aunque sus intenciones fueran buenas, ha fracasado estrepitosamente, y en general ha perdido el rumbo. Se ha transformado en una monstruosidad que en gran parte dirige su lucha contra los consumidores de las drogas - es decir, contra gente corriente.

Count the Cost, una ONG dedicada a evaluar los daños que causa esta guerra, ha publicado un informe con unos hallazgos bastante abrumadores. Seguramente no te sosprenda saber que los daños han sido catastróficos. Es hora de poner fin a esta guerra.

Con esto en mente, hemos pensado que sería una buena idea hacer una lista con nuestras 10 principales razones para acabar con ella, y ahorrarle al mundo muchísimos problemas.

10. ES UNA CARGA PARA LA SALUD PÚBLICA

Podríamos pensar que al cambiar el enfoque sobre el abuso de drogas de una perspectiva criminal a una de salud, supondría más carga para la salud pública. Pero no hay más que fijarse en Portugal, donde se ha rechazado la Guerra contra las Drogas y todas las drogas están despenalizadas. Desde esta despenalización, ha disminuido el consumo indebido de drogas, lo que ha dado lugar a un mejor sistema de salud, tanto en términos económicos como de número de camas - dejando libres más recursos para otros pacientes. Además, el dinero gastado en la rehabilitación de los drogadictos hubiera ido a parar a los juzgados y el sistema penitenciario para encarcelarlos - un gasto mucho mayor para el estado.

9. UN MERCADO REGULADO DE DROGAS PUEDE GENERAR MILES DE MILLONES EN IMPUESTOS

La aceptación de las drogas, en lugar de declararles la guerra, tiene el potencial de generar miles de millones en ingresos por impuestos de ventas, además de crear una industria con miles de puestos de trabajo. Un buen ejemplo es el mercado de cannabis legal que se ha establecido en Colorado, USA. Que no solo ha impulsado la economía con la creación de numerosos puestos de trabajo, sino que además ha generado tantos impuestos que el estado está pensando en devolver parte de ellos a sus habitantes. Todo el dinero generado se revierte en el estado, para mejorar sus infraestructuras y servicios públicos.

8. LA GUERRA CONTRA LAS DROGAS FOMENTA UNA CULTURA POLÍTICA DE PERSEGUIR A LOS CONSUMIDORES...

Todos los departamentos de policía del mundo reciben subvenciones y financiación a cambio de que combatan al mercado ilegal de drogas. El problema es que es mucho más fácil perseguir a los pequeños usuarios para completar el cupo que ir a por los camellos y traficantes. El resultado es un negocio dentro del sistema judicial y penitenciario, que depende de arrestar a los consumidores para asegurarse el presupuesto.

7. …LO QUE SE TRADUCE EN EL ENCARCELAMIENTO DE PEQUEÑOS USUARIOS NO VIOLENTOS A LOS QUE SE ARRUINAN SUS VIDAS.

El resultado de esta obsesión por arrestar a usuarios sin importancia, es que una desproporcionada cantidad de ellos terminan en la cárcel. Y esto no solo le cuesta al contribuyente una escandalosa cantidad de dinero, también arruina la vida de gente corriente y no violenta, que tendrá muchísimos problemas para encontrar trabajo y reintegrarse en la sociedad. Al no centrarse en los pequeños usuarios, el sistema penitenciario se pueden ahorrar enormes cantidades de dinero que podrían reinventirse en combatir a los verdaderos criminales.

6. LA GUERRA CONTRA LAS DROGAS IMPIDE QUE SE LLEVEN A CABO INVESTIGACIONES MÉDICAS

Hay muchísimas pruebas que indican que las drogas ilícitas que se pensaban que eran nocivas - como el cannabis, la MDMA y los psicodélicos - son no solamente más seguras de lo que pensábamos, sino que además poseen un revolucionario valor medicinal. Lo cierto es que al ser estas drogas ilegales y estar tan restringidas, es dificilísimo que los científicos las puedan estudiar más. Y otra cosa muy frustrante de esta situación, es que crea n círculo vicioso. Estas sustancias no se pueden investigar porque están consideradas como ilegales, pero son ilegales porque no se han investigado a fondo. Si se suavizan las restricciones sobre estas drogas poniendo fin a la guerra contra ellas, la investigación médica puede ir del paso de tortuga que lleva en la actualidad, a uno en el que se podrían salvar/cambiar vidas muchísimo antes.

5. EL COSTE ES UNA LOCURA...

Desde el comienzo de la Guerra contra las Drogas, hace más de 40 años, los EE.UU. han gastado más de $1 billón en la lucha contra las drogas - con un global estimado de 100.000 millones de dólares al año. Es una cantidad desorbitada.

4. …Y UN MALGASTO DE DINERO...

A pesar de los miles de millones invertidos para erradicar las drogas, el mercado mundial de drogas ha seguido creciendo año tras año. Hay más consumiedores que nunca, y el que se beneficia de esto es el crimen organizado. Los partidarios de la Guerra contra las Drogas afirman que se han dado éxitos en la erradicación de los cárteles y la producción de drogas. Pero tan pronto como se erradican en un país, aparecen en otro, solo tienen que trasladar la producción a otro sitio, lo que hace que estas victorias sean insignificantes. Un buen ejemplo de esto es el mercado de la cocaína en Colombia. Colombia solía estar considerada como el epicentro mundial de la producción de cocaína, y la lucha respaldada por los EEUU lo ha reducido en su mayor parte. Pero los capos no han desaparecido, solo se han trasladado a Perú, que está experimentando un aumento sin precedentes en la producción de cocaína.

3. …QUE SE PODRÍA INVERTIR EN OTRAS COSAS

Mientras se desperdician los millones, el mundo atraviesa un difícil periodo de austeridad. Este dinero se podría usar para cosas que importan de verdad, y para mejorar la calidad de vida de muchas personas de todo el mundo. Educación, salud, infraestructura, energías renovables, lucha contra el cambio climático y lucha contra la pobreza, son cosas que se podrían revolucionar con este dinero.

2. LA GUERRA CONTRA LAS DROGAS GENERA CORRUPCIÓN, VIOLENCIA Y GUERRAS

¿Por qué no quieren los políticos ni las grandes empresas poner fin a la Guerra contra las Drogas? Porque hay demasiados intereses. El dinero de las drogas se utiliza para comprar a políticos y policías, sobre todo en zonas donde los cárteles campan a sus anchas. Los capos de la droga también usan la venta de drogas para financiar guerras e insurgencias - y no hay mejor ejemplo que Afganistán. Las grandes empresas - como las industrias del tabaco y el alcohol - tienen mucho que perder si se legalizan substancias como el cannabis. Hasta la DEA, responsable de la Guerra contra las Drogas, no es inmune a los encantos del dinero, y hace poco se pilló a unos agentes participando en orgías financiadas por los cárteles

1. LA GUERRA CONTRA LAS DROGAS CUESTA MILES DE VIDAS INOCENTES AL AÑO

Sin lugar a dudas, el peor subproducto de la Guerra contra las Drogas, y la principal razón para poner fin a esta situación, son los miles de vidas inocentes que se pierden cada año. Todos los años mueren agricultores desesperados/esclavos, transeúntes, manifestantes y consumidores en el fuego cruzado de esta guerra. Y las bandas de narcotraficantes crean un reino de terror y tortura en las zonas que están bajo su control.

No hay mejor ejemplo que México. La legalización que está teniendo lugar en los Estados Unidos ha golpeado fuerte a los carteles y, como resultado, las tasas de homicidios se han reducido en más del 20 %. Estamos hablando de miles de vidas que se han salvado, y que es uno de los mayores logros de la legalización del cannabis.

A la hora de la verdad, está claro que la Guerra contra las Drogas debe terminar, y no somos los únicos que lo pensamos. Varios líderes mundiales han hecho un llamamiento para poner fin a esta innecesaria cruzada. Los países progresistas, así como la investigación social y científica, han demostrado que existen alternativas a toda esta muerte, destrucción y alienación. Ya es hora de que los gobiernos retrógrados del mundo se den cuenta de esto.