Estudio: El Cannabis Reduce la Violencia Doméstica

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabis

Estudio: El Cannabis Reduce la Violencia Doméstica

La violencia doméstica está estrechamente relacionada con el uso de drogas, pero el cannabis rompe esta tendencia.

Últimamente, se han llevado a cabo numerosos estudios en los que se muestra cómo el cannabis reduce la tendencia a la violencia – tanto si se compara con otras sustancias, como el alcohol, o si se estudia el vínculo entre el cannabis y la violencia en general. Además de esto, existe un estudio reciente en el que se investigan los efectos del cannabis y el abuso doméstico; y, no te lo imaginas, han averiguado que fumar hierba reduce las probabilidades de abuso dentro de una pareja.

Observando los datos

Aunque de reciente publicación, el estudio en cuestión se lleva realizando durante mucho tiempo. Iniciado en 1996, los investigadores han estado reuniendo datos sobre 634 parejas durante más de 9 años de matrimonio. En este periodo de tiempo, se le suministró a cada pareja unos cuestionarios sobre montones de problemas relacionados con sus vidas. Incluso teniendo en cuenta cosas como el alcohol y otros factores variables, los resultados muestran una importante correlación entre el uso de marihuana y unos niveles bajos de violencia doméstica.

Lo que hace que este estudio destaque, es que es uno de los primeros que se realizan durante un espacio de tiempo largo. La mayoría de las investigaciones sobre el cannabis y la violencia doméstica, se basan en datos de periodos de tiempo más breves, y por consiguiente menos representativos. El hecho de que este estudio abarque un periodo tan largo, confiere mucha más credibilidad a los resultados.

Para comparar: El alcohol y la violencia doméstica

Dependiendo del estudio y del país que se observe, en 50%-70% de los incidentes de abuso domésticos, se encuentra implicado el alcohol. Lo más común es que el perpetrador de la violencia sea el que se encuentra bajo la influencia del alcohol, y cuando está sobrio raramente se le describe como una persona violenta. El consumo de alcohol como causa directa de violencia doméstica, es a menudo ignorado o considerado como una excusa de un problema "subyacente", como las dificultades económicas o una personalidad impulsiva. Sin embargo, según la Organización Mundial de la Salud, existen evidencias directas de que ciertamente el consumo de alcohol hace que los individuos sean menos capaces de encontrar soluciones pacíficas a los conflictos de pareja. Creando así un círculo vicioso, beber demasiado puede conducir a unas dificultades adicionales, que a su vez aumenta el riesgo de violencia en la relación.