El Plástico de Cáñamo y el Regreso del Coche de Cáñamo

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabis

El Plástico de Cáñamo y el Regreso del Coche de Cáñamo

El plástico de cáñamo es un fuerte y renovable recurso que puede ser utilizado para sustituir a los plásticos con base de petróleo. Es una de las muchas maravillas que ofrece el cáñamo, y la industria de la automoción se la está empezando a tomar en serio

El cáñamo y el plástico

El plástico se hace tradicionalmente con petróleo, pero es una forma de hacerlo tóxica y perjudicial para el medio ambiente. El cáñamo es una planta extremadamente rica en celulosa, y proporciona los elementos para hacer un plástico no sólo más fuerte que los basados en petróleo, sino que también es biodegradable, sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Es el tallo de la planta de cáñamo lo que nos interesa, que consta de un 85% de celulosa. Además, el cáñamo es una planta muy resistente que puede crecer prácticamente en cualquier parte en un periodo de tiempo muy corto. Lo que esto significa es que el cáñamo es un recurso muy viable. Y al ser biodegradable, cualquier cosa que se haga con él no permanecerá en los vertederos durante cientos de años de la misma forma que los plásticos derivados del petróleo. Los avances en las tecnologías del plástico también significan que casi cualquier cosa que se hace de plástico de petróleo también se puede hacer de plástico de cáñamo. Entonces, ¿por qué no vemos plástico de cáñamo? Porque la producción de productos de cáñamo no es tan rentable como la de productos de petróleo, que es una de las razones principales por las que se prohibió el uso del cáñamo. El cáñamo es una amenaza para el negocio lucrativo de más de una industria.

Historia reciente del cáñamo

El cáñamo es una cepa particular de cannabis que apenas contiene THC La planta tiene una larga historia de uso, especialmente en los primeros años de los Estados Unidos. Muchos industriales estaban muy interesados en su uso. Un ejemplo de esto fue el fabricante de automóviles Henry Ford. Ford tenía su propia plantación de cáñamo y fue una de las primeras personas que lo utilizaron como plástico. Se sabe que hizo un coche con él. Un coche que, según dijo, tenía una resistencia contra impactos diez veces más fuerte que la de su homólogo de acero de entonces, y era muy sostenible, ya que había "salido de nuestro propio suelo". Ford quería producir este coche de fabricación barata y gran seguridad a gran escala, pero por desgracia otros industriales se metieron por medio.

Muchos creen que en realidad fue el cáñamo lo que llevó a la prohibición del cannabis, y no al revés. El cáñamo planteaba un gran riesgo para las grandes petroleras que estaban empezando a florecer, así como para otros sectores como la tala de árboles, que dominaba el mercado del papel - el cáñamo tenía el potencial para sustituir a los dos.

Tres de las grandes empresas que llevaron a la prohibición del cannabis fueron Hearst, DuPont y Mellon, los cuales hicieron campañas y esfuerzos financiados para la criminalización del cáñamo - dijeron que era causa de delincuencia y un flagelo a la clase media americana. Sin embargo, Hearst era dueña de una gran cantidad de madera y tanto DuPont como Mellon tenían enormes participaciones en la industria del petróleo.
Afortunadamente, gran parte de los daños del pasado han comenzado a desmoronarse. El cáñamo se vuelve a cultivar en los Estados Unidos y en todo el mundo, y su industria va creciendo poco a poco.

El cáñamo y los coches

En los últimos años, se ha despertado un importante sector industrial que usa plástico de cáñamo para conseugir beneficios. Es la industria de la automoción. Fabricantes como BMW, Chrysler, GM, Ford, Honda y Saturn utilizan plástico y compuestos de cáñamo para paneles de puertas y tapas de troncos, etc. Implementándolo cada vez más con cada modelo nuevo. Un ejemplo de esto es el nuevo coche eléctrico i3 de BMW, que usa el plástico de cáñamo para reducir su peso. Y ha resultado en un coche que solo pesa 1.220 Kilogramos, 360 Kilos menos que sus competidores. Esto no sólo significa que el i3 es más ecológico que sus contrapartes, sino que también puede llegar más lejos al tener menos masa.

Faurecia, otra empresa automotriz está dispuesta a ser la primera en producir bioplásticos 100%, basados en el cáñamo. Su objetivo es tener listo su producto, conocido como BioMat, para el 2016, lo que significa que podríamos ver el regreso del coche de cáñamo en los próximos años. Es un prospecto interesante, ver cómo una de las mayores industrias del mundo podría desplazar su atención y dependencia del petróleo, proporcionando el tan necesario renacimiento ecológico.