El Combinado Azteca: Setas y Cacao

Publicaciones :
Categorías : BlogRecetasSetas Mágicas

El Combinado Azteca: Setas y Cacao

El Theobroma cacao, el principal ingrediente del chocolate, no se llama "alimento de dioses" por nada - tiene un agradable efecto eufórico, sobre todo si se mezcla con una pizca de magia.

Los sabemos por intuición: El chocolate nos hace sentir bien. Solemos asociar el chocolate con la sensualidad, el amor y el placer, que no podrían estar mejor representados que con la forma de corazón de los pralinés. Pero muy pocos saben que detrás de esta porción de azúcar ligeramente estimulante y gratificante se esconde un potente grano de efectos psicoactivos.

El chocolate con leche convencional del supermercado, tiene en realidad una muy pequeña cantidad de cacao, además, este cacao ha sido objeto de varios procesos industriales para que tenga un aspecto brillante e impecable. Hasta el chocolate oscuro disponible en el mercado, está hecho con cacao que ha sido alcalinizado, calentado a altas temperaturas, y prensado bajo toneladas de presión hidráulica. En el proceso para obtener un chocolate de sabor perfecto y de larga duración, lamentablemente se han destruido la mayor parte de sus componentes.

Razón por la que recomendamos que consigas granos enteros y crudos de cacao - para conseguir una verdadera y plena experiencia de cacao. Asegúrate de que estas semillas tengan aún la piel, las puedes encontrar en muchas tiendas ecológicas.

Cacao Mágico

Los efectos psicoactivos del cacao armonizan perfectamente con los de las setas o trufas mágicas, y se puede combinar con un té de trufas/setas para obtener una muy agradable bebida mágica de chocolate. Es una combinación utilizada durante miles de años por las tribus aztecas de América Central por sus efectos sinérgicos. El cacao presenta una leve inhibición MAO que intensifica los efectos de las setas; pero va mucho más allá. El cacao está considerado como una planta maestra por si solo, y si se consume en cantidades suficientes induce un estado mental muy diferente. El cacao produce calidez y ligereza, te hace sonreír y sentirse bien - una sensación parecida a la del chocolate, pero mucho más fuerte. Tanto las trufas como las setas mágicas afectan la manera en la que operan nuestros receptores de serotonina, lo que a su vez altera nuestro estado de ánimo - mejorándolo.

Inhibición MAO
En comparación con el Harmal o Caapi, el cacaco no es un IMAO fuerte, pero en cantidades suficientes producirá un leve efecto IMAO, que es, sin duda, responsable de una parte de la sinergia entre el cacao y las trufas mágicas. Los inhibidores MAO del cacao permiten que circulen por el cerebro, al mismo tiempo, más serotonina y neurotransmisores de lo normal, lo que aumenta la sensación de felicidad y alegría. Ten en cuenta que esto también contribuirá a retrasar el inicio del viaje, así que prepárate. No mezcles el cacao con otro IMAO, como el Harmal, ya que podrías tener una experiencia muy desagradable. Esto se debe, en parte, a la cafeína, que te golpeará mucho más fuerte.

Anandamida
La anandamida es una de las formas naturales de cannabinoides del cuerpo, y se puede encontrar de manera natural en el cacao. A menudo se denomina el "neurotransmisor de la felicidad" y es muy parecida al THC, ya que induce sensaciones de relajación, felicidad y bienestar.

Feniletilamina (FEA)
La FEA es una sustancia química producida por el cerebro cuando nos enamoramos. También se encuentra en el cacao. Aumenta los sentimientos de amor, empatía y compasión. También es la base de muchas sustancias psicodélicas, como por ejemplo la mescalina, que es 3,4,5 -trimetoxifeniletilamina.

Evidencia Histórica

Durante miles de años, el cacao ha sido cultivado y cosechado en América Central. Los indígenas Aztecas lo tenían en muy alta estima, como alimento y como entéogeno. Como tal, el cacao era del dominio de las altas esferas de la sociedad, y utilizado por la aristocracia y los sacerdotes Aztecas.

El cacao era visto como un don divino del pacífico dios Quetzalcoatl, la serpiente emplumada. Esto dio lugar a que el cacao tuviera un montón de significancia religiosa, y a menudo se consumía con setas mágicas durante las ceremonias religiosas - una tradición aún practicada por muchos en toda la zona hoy en día. Se han encontrado numerosos recipientes Aztecas en excavaciones arqueológicas. En los que se representa el uso ritual del cacao y cómo se utilizaba en las ceremonias religiosas.

Consumir cacao con trufas/setas

Para hacer tu propia bebida de cacao con setas mágicas tendrás que conseguir granos crudos de cacao de calidad, sin tratar y con piel. El proceso es muy parecido al de preparar un chocolate caliente, pero añadiendo setas/trufas.

Para comenzar, tendrás que preparar un té de setas como base:

1. Corta las setas/trufas en trozos pequeños. Cuanto más pequeños mejor, ya que así aumentarás el área de superficie potencial para la infusión.

2. Calienta un poco de agua, pero que no hierva.

3. Coloca las trufas en un recipiente y vierte el agua por encima.

4. Deja que la mezcla repose durante 10-15 minutos, revolviendo de vez en cuando.

5. Cuela el té de setas en una taza.


Ahora que ya tenemos la base de té, es el momento de preparar el cacao. No esperes que el sabor sea el de las bebidas de cacao de las tiendas, ya que te vas a decepcionar. Las bebidas tradicionales de cacao crudo, sobre todo en estas cantidades, no tienen un sabor muy agradable, aunque le pongas mucha azúcar. Diríamos que se trata de un gusto adquirido.

1. En primer lugar, selecciona entre 30-50 granos por persona. Ponlos en una bolsa hermética para el congelador, y desmenúzalos aplastándolos con un trozo de madera.

2. Vacía los granos desmenuzados en un plato o bandeja para el horno. Ahora, con un secador de pelo en el nivel más bajo, úsalo con cuidado sobre los granos. El flujo de aire separará la piel, pero los trozos de grano, más pesados, permanecerán en el plato.

3. Toma los granos sin piel y tritúralos en un polvo fino con un molinillo de café. No los muelas durante más de 15 segundos a la vez, o se formará demasiado calor. Lo mejor es molerlos en 3 o 4 veces hasta que se obtenga un polvo fino.

4. Este paso es opcional, pero mejorará el té. Tras usar el molinillo de café, los granos no estarán muy suaves, por lo que puedes continuar triturándolos más de forma manual con un grinder de piedra, si es que tienes uno Después de 20 minutos y un montón de esfuerzo, tendrás una pasta muy fina.

5. Para entonces, el té de setas ya se habrá enfriado a unos 30-40 grados, que es la temperatura ideal para combinar los dos elementos. Combina el té de setas y el cacao en pasta hasta que estén bien mezclados.

6. Si no te molesta el sabor, ¡que aproveche!. De lo contrario, añade un edulcorante de tu elección hasta que esté rico, pero evita el azúcar refinado.

Será un poco grueso para beber, pero sorprendentemente no es nada pesado para el estómago. En muy poco tiempo estarás de camino a un viaje mejorado con cacao - ¡bon voyage!