El cannabis podría generar medicamentos de control del apetito.

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabis MedicinalCiencia
Última edición :

Cannabis y pérdida de peso


Una investigación con ratones confirma que la manipulación de los receptores CB1 fuera de la barrera hematoencefálica es muy prometedora para el desarrollo de medicamentos que controlen el apetito y el metabolismo en general.

Hace mucho que sabemos que la marihuana produce las "muchies". Traducido en jerga científica, a medida que se generalizan los estudios de los cannabinoides, se está descubriendo que la marihuana afecta a los receptores CB1 que regulan el apetito.

Cuando los receptores CB1 se inundan de THC, liberan unas hormonas estimulantes del hambre. Por eso el cannabis funciona tan bien para ayudar a eliminar las náuseas y volver a comer.

Contrariamente, se cree que la supresión de estas hormonas fomenta la pérdida de peso. Dicho esto, aún no se entiende el mecanismo por el cual los receptores avivan o anulan el apetito. Pero debido a que el THC influye claramente en los receptores CB1, entender la forma en que repercute en el impulso del hambre se está convirtiendo en parte fundamental de la investigación. No sólo del sistema endocannabinoide en general, sino también de cómo se podrían utilizar los medicamentos con base cannabinoide para controlar el deseo hormonal de comer y todo el proceso metabólico.

Durante la última década, varias compañías farmacéuticas han intentando producir medicamentos que manipulen los receptores CB1 con el objetivo de perder peso.

Sin embargo, el sistema endocannabinoide influye en prácticamente todas las funciones del cuerpo humano, que es la traba que ha encontrado la ciencia para tener éxito en su investigación. Los fabricantes de medicamentos que bloquean completamente los receptores CB1 con el fin de controlar el apetito, tuvieron problemas cuando estos fármacos fueron vinculados a depresiones y, en algunos casos, pensamientos suicidas. Rimonabant, desarrollado por Sanofi-Aventis en 2006, y Taranabant, un prodcuto de Merck, nunca salieron al mercado por este motivo. Como resultado, en el 2008 se detuvo la investigación en este campo.

Sin embargo, en esa época se empezó a sospechar que quizás los inhibidores no necesiten cruzar la barrera hematoencefálica para ser efectivos.

¿QUÉ ES EL AM6545?

El AM6545 no es una creación totalmente nueva. Sus efectos se están investigando desde hace unos seis o siete años, desde el fracaso de otros tipos de medicamentos que actúan sobre los CB1. Entre otros interesantes hallazgos, a unos ratones cuyos receptores CB1 y CB2 habían sido "eliminados", es decir, ya no eran funcionales debido a una operación quirúrgica para desconectar el décimo nervio craneal, ya no les afectaba el AM6545. Los ratones con receptores CB1 y CB2 con pleno funcionamiento, parecían verse afectados de forma positiva por el medicamento. ¿En pocas palabras? Comían menos y perdieron peso.

Fue entonces cuando se empezó a investigar en serio el AM6545. Los científicos empezaron a creer que la inhibición selectiva de los receptores periféricos podría ayudar en el tratamiento de trastornos metabólicos sin provocar efectos psiquiátricos. En otras palabras, una droga que influya en los receptores CB1 sin pasar al cerebro, podría ser la clave.

Desde entonces, varias investigaciones entre las que se incluye la llevada a cabo en el Centro para el Descubrimiento de Fármacos de la Universidad Northeastern, han averiguado que en 28 días de tratamiento, el AM6545 produce una pérdida de peso de alrededor del 12% (en comparación con el 24% del Rimbonant). Sin embargo, a pesar de que esta pérdida fue la mitad, no pareció producirse ningún efecto secundario psiquiátrico.

M6545 ratón CB1

Y ahora un nuevo estudio ofrece otra pista. El AM6545 parece bloquear los receptores CB1 en los sistemas nerviosos central y periférico, pero no cruza la barrera hematoencefálica. Esto impidió que unos ratones que fueron alimentados con una dieta alta en grasas y azúcares se atracaran de comida y se convirtieran en obesos como resultado. Los ratones perdieron peso tras ser tratados con AM6545.

Los investigadores de la Escuela de Medicina Riverside de la Universidad de California, han publicado los resultados de su investigación en la edición del 5 de enero de la revista Physiology and Behaviour.

Según los propios investigadores: "La focalización de los receptores CB1 periféricos con antagonistas (p.ej. AM6545) que no alcanzan el cerebro, podría ser una estrategia de tratamiento efectiva para el síndrome metabólico y, posiblemente, para los trastornos de la conducta alimentaria, sin los efectos psiquiátricos nocivos inherentes a los inhibidores de los receptores CB1 que llegan al cerebro.

Además, los autores del estudio afirman que la obesidad causada por una "dieta occidental", alta en grasas y azúcares, es accionada por una mejor señalización endocannabinoide en los receptores CB1 periféricos.
Esta investigación está respaldada por un estudio Británico del 2010, en el que descubrieron que "los receptores CB1 periféricos, y no los centrales, son los que influyen en la inhibición de la ingesta de alimentos".

EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE COMO REGULADOR CLAVE

Aparte de las repercusiones inmediatas de la estimulación de los receptores CB1 - en su "periferia" o en el propio cerebro - este tipo de hallazgos permite despejar más un camino que ha permanecido bloqueado mucho tiempo a causa de la prohibición.

Endocannabinoid sistema thc

De hecho, el sistema endocannabinoide del cuerpo humano podría ser la clave para una mejor regulación del mismo - desde el control y estimulación del apetito a un mejor procesamiento de prácticamente todas sus partes. Los efectos sobre el hígado, el estómago, los riñones y los intestinos son componentes críticos de esta investigación. Es más, la forma en que los receptores - CB1 y 2 - se pueden manipular, se está convirtiendo en un campo ilimitado con multitud de prometedores efectos para la salud en general - tanto a nivel preventivo como curativo.

ES IMPRESCINDIBLE SEGUIR INVESTIGANDO

Más allá de los detalles de este último hallazgo sobre un medicamento específico, esta investigación también demuestra que el estudio del sistema endocannabinoide, y del efecto de la aplicación externa de sustancias con base cannabinoide, es enormemente prometedor. A medida que el mundo se deshace del estigma que rodea al cannabis, debemos prepararnos para más y mejores cosas.

 

         
  Marguerite Arnold  

Escrito por: Marguerite Arnold
Con años de experiencia escribiendo a sus espaldas, Marguerite dedica su tiempo a explorar el sector de la marihuana y los avances del movimiento por la legalización.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores  

Productos Relacionados