Consejo de la semana – germinando semillas de marihuana

Publicaciones :
Categorías : BlogCultivo de Marihuana

Consejo de la semana – germinando semillas de marihuana

El momento en el que la semilla sabe que es hora de abrirse, es cuando recibe humedad. El uso de agua limpia durante esos primeros momentos de vida es crucial, ya que la semilla es extremadamente

Consejo de la semana – germinando semillas de marihuana

Un buen comienzo es la mitad del éxito – asegúrate de que tus semillas de cannabis obtienen suficiente humedad y calor, al mismo tiempo que las proteges de la luz.

El momento en el que la semilla sabe que es hora de abrirse, es cuando recibe humedad. El uso de agua limpia durante esos primeros momentos de vida es crucial, ya que la semilla es extremadamente frágil y sensible. Si vas a usar agua del grifo, asegúrate de que tenga un pH neutro. Un poco del cloro que solemos encontrar en el agua municipal, no es ningún problema – ayuda a matar a los tipos malos que de lo contrario atacarían a tu semilla. Si te preocupa que el agua sea de mala calidad, utiliza agua embotellada. . Si tú no la bebes, seguramente a las plantas tampoco les gustará. El agua embotelladla sin gas y poco mineralizada les irá estupendamente.

Ya puedes poner tus semillas de marihuana en un vaso lleno de agua del tiempo. Deja que se empapen de la humedad – deberá ablandarse la cáscara externa y penetrar en el interior. Déjalas toda la noche en un sitio oscuro y cálido (18-26 C / 65-80 F) y de vez en cuando remuévelas ligeramente, para que se cubran totalmente de agua. No te preocupes si algunas de las semillas deciden flotar en la superficie – es completamente normal.

En menos de dos días, las semillas comenzarán a abrirse – verás cómo se hinchan y aparece una discreta grieta en sus cáscaras. Deberás sacar las semillas del vaso una vez que comience a salir la primera raíz. En ese momento, la semilla está lista para ser plantada. Ten mucho cuidado y ten en cuenta que todo el proceso es muy estresante para tus semillas – las raíces jóvenes suelen dañarse con mucha facilidad, tanto por su manipulación como por un exceso de luz.

Prepara el medio adecuadamente – deberá estar suelto y ligero, que permita un buen drenaje, libre de plagas, hierbajos y con un pH medio y equilibrado. Una mezcla de musgo con perlita o vermiculita funciona de maravilla. Estas se pueden adquirir por separado o como una mezcla especial para semillas.

Una vez que tus semillas de cannabis están lista para plantarlas, colócalas a una profundidad de aproximadamente 1 cm. Los primeros tiestos no deben ser menores de 10 cm, para que tengan espacio suficiente para el desarrollo de las raíces. Asegúrate de que tengan agujeros en el fondo para el drenaje, ya que el suelo no debe estar demasiado húmedo. Mantener la humedad adecuada puede ser un poco difícil al principio. Demasiada humedad, y tus plantas se ahogarán o pudrirán – demasiado seco y el crecimiento podría verse inhibido. Sin embargo, se necesita una humedad alta (sobre un 60%) para una germinación adecuada y para una primera etapa exitosa.

Para mantener la humedad al nivel deseado, puedes cubrir tus semillas de marihuana con un plástico transparente. Pon la bandeja bajo unas lámparas especiales de jardinería con luz “fría”. La temperatura del propagador no debe bajar de 20 grados C (67 F) ni superar los 25 C (78 F).

Cuando veas aparecer las primeras hojas “reales” de marihuana, será el momento de retirar el plástico. Sin embargo, durante las siguientes semanas, se deberán mantener los niveles de humedad al 60% o un poco más. Este es el momento en el que deberás empezar a usar fertilizantes, comenzando con un cuarto de la dosis recomendada para plantas adultas. Los nutrientes vegetativos y los agentes de la raíz, también son esenciales en esta etapa.

comments powered by Disqus