Cómo Usar Aceite de Neem en el Cuarto de Cultivo

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisCultivo de Marihuana

Cómo Usar Aceite de Neem en el Cuarto de Cultivo

El aceite de neem es un insecticida natural, seguro y muy eficaz para acabar con las plagas más comunes del cannabis. Aprende a usarlo en el cuarto de cultivo.

El aceite de neem está hecho con semillas del árbol Azadirachta Indica, nativo del sur de Asia. El componente insecticida activo del neem es la azadiractina.

Lo mejor del neem es que es 100% natural y seguro. No es tóxico para personas ni animales. Si se usa correctamente, el aceite de neem no tiene efectos negativos sobre las plantas.

El aceite de neem es muy eficaz para combatir muchas de las plagas del cannabis. Funciona especialmente bien con insectos de cuerpo blando, como la araña roja, el pulgón y la mosca blanca. También es un fungicida muy eficaz contra los hongos y el moho.

Para poder maximizar su efecto beneficioso, es necesario entender cómo funciona.

¿CÓMO FUNCIONA EL ACEITE DE NEEM?

Al contrario de algunos insecticidas químicos, el aceite de neem no funciona por contacto. Cuando se utiliza, por ejemplo pulverizándolo sobre la plata, no acaba con las plagas de inmediato, sino que hace que los insectos dejen de alimentarse e interfiere con su capacidad para crecer y poner huevos. Para aplicar el neem con eficacia, debemos ser conscientes de esto. También hay pruebas de que el Neem actúa como un insecticida sistémico que fortalece la resistencia y las defensas naturales de la planta.

La forma habitual de aplicar el aceite de neem es diluido como un pulverizador foliar. Hay que mencionar que cuando se compra un producto de aceite de neem, las instrucciones a menudo indican que hay que diluirlo sólo en agua. Los porcentajes habituales de estos productos son del 0,1% o 0,2%, por ejemplo: 1-2ml de aceite de neem por cada litro de agua. Pero esto está mal.

Si tienes conocimientos básicos de química, sabrás que los aceites no se disuelven en agua. Para rociar aceite de neem sobre las plantas, hay que descomponerlo para que se mezcle con el agua y forme una emulsión. Curiosamente, muchos proveedores comerciales de aceite de neem como insecticida, no mencionan esto.

Algunos cultivadores recomiendan añadir unas gotas de jabón líquido al agua antes de mezclarla con el aceite de neem. Pordría funcionar, pero nosotros te recomendamos que uses un jabón insecticida ("jabón potásico") para preparar tu solución. Los jabones insecticidas no contienen ingredientes perjudiciales para las plantas.

El jabón insecticida no sólo ayuda a disolver el aceite de neem en agua, también tiene la enorme ventaja de ser un insecticida 100% natural que acaba con numerosas plagas por contacto, a diferencia del neem, que actúa más lento. (Algunos productos comerciales para combatir los pulgones, en realidad son una solución con un 2% de jabón insecticida). En otras palabras, si mezclas el aceite de neem con jabón, obtendrás lo mejor de ambos mundos: estarás acabando con la plaga de forma inmediata a la vez que el neem actúa de forma preventiva y como repelente a largo plazo. Además, el jabón insecticida (potasio) se deshace en potasa, un fertilizante natural.

ACEITE DE NEEM PRENSADO EN FRÍO VS. EXTRACTO DE ACEITE DE NEEM (AZADIRACHTINA)

Algunos cultivadores te dirán que el aceite natural de neem prensado en frío funciona mejor que los productos comerciales de aceite de neem. Hay varias razones por las que no recomendamos usar aceite de neem prensado en frío para combatir las plagas.

El aceite de neem prensado en frío, aunque "natural", se suele vender para distintos fines, como para fabricar jabones en el campo de la cosmética. El embalaje de esos aceites no menciona el porcentaje que hay que usar para combatir plagas. En otras palabras: no sabrás cuánto necesitas y correrás el riesgo de perjudicar a tus plantas.

Te recomendamos que uses aceites de neem que se vendan como insecticidas. Por lo general, son extractos de aceite de neem que contienen el compuesto activo de la azadiractina. Estos productos sí que suelen especificar el porcentaje recomendado para usar como insecticida. De esta manera, no te equivocarás a la hora de aplicar el aceite.

¿CÓMO SE USA EL ACEITE DE NEEM?

La mejor forma de utilizar el aceite de neem es como pulverizador foliar. Con un poco de agua caliente, haz una solución con jabón insecticida, por lo general, un 2%. (Como alternativa, añade al agua unas gotas de jabón líquido que no contenga perfume ni otros ingredientes).

Lee con atención las instrucciones del aceite de neem para que uses el porcentaje correcto. Con muchos de estos productos, la cantidad que se necesita es muy pequeña, del 0,1%-0,2%. Sin embargo, esto podría variar en función del producto, así que asegúrate de leer la etiqueta. (No uses cualquier porcentaje "recomendado" en internet. Algunos artículos mencionan un porcentaje demasiado alto, lo que es una forma segura de dañar tus plantas)

Con la ayuda de un gotero, mezcla la cantidad adecuada de aceite de neem con el agua jabonosa.

Llena un pulverizador con la solución.

Rocía las plantas desde todos los ángulos, su parte superior y, sobre todo, el envés de las hojas. Pulveriza hasta el "punto de goteo" y asegúrate de que toda la planta esté bien cubierta.

Agita la botella con frecuencia para que la solución esté siempre bien mezclada.

Aplica este tratamiento de forma habitual. Debido al ciclo de eclosión de algunos insectos, deberás repetir el tratamiento cada 3-4 días. Pulveriza las plantas durante unas dos semanas, hasta que la infestación esté bajo control.

CONSEJOS PARA APLICAR EL ACEITE DE NEEM DE MANERA EFICAZ

Pulveriza las plantas desde todos los ángulos e intenta no dejarte nada.

Hazlo por la noche o temprano por la mañana, cuando haya poca luz. El neem se degrada al sol, y una luz tenue ayuda a evitar que las plantas se "quemen".

Si vas a rociar en el interior, retira las lámparas y otro equipamiento mientras rocías las plantas. Esto evitará salpicaduras que podrían dejar manchas y hasta dañar tu equipo.

Apaga los ventiladores durante una o dos horas para que el neem se empape bien en las plantas sin que secarse demasiado rápido.

Consigue un pulverizador de presión para el jardín, notarás la diferencia. Será mucho más fácil que usar un pulverizador manual.

El aceite de neem no es tóxico, y tampoco lo es el jabón, pero deberás evitar rociar los cogollos que estén floreciendo. De lo contrario, podría afectar al sabor de tu cosecha.

CONCLUSIÓN

El aceite de neem es efectivo, natural y seguro. Si sabes cómo usarlo para prevenir y combatir las plagas más comunes del cannabis, no tendrás que utilizar insecticidas químicos dañinos y caros.

 

         
  Georg  

Escrito por: Georg
Instalado en España, Georg pasa mucho tiempo frikeando no sólo con ordenadores, sino también en su jardín. Con una pasión ferviente por el cultivo de cannabis y la investigación de psicodélicos, Georg es un experto de todo lo psicoactivo.

 
 
      Infórmate sobre nuestros escritores