7 Sencillos Consejos Para Cultivar Una Hierba Mejor

Publicaciones :
Categorías : BlogCannabisCultivo de Marihuana

7 Sencillos Consejos Para Cultivar Una Hierba Mejor

Todo cultivador desea sacar el máximo partido a su marihuana, por lo que aquí tienes unos consejos básicos para ayudarte a desarrollar tus técnicas y convertirte en un experto.

Como muchos pasatiempos, el cultivo de marihuana es fácil de aprender pero difícil de dominar. Para convertirse en un veterano productor de cannabis, se necesita práctica, paciencia y un gran cuidado, pero no tiene por qué ser difícil. Aunque no hay un truco para adquirir estas habilidades de forma rápida, hemos escrito unos consejos básicos para ayudarte a sacar el máximo partido de tus diosas verdes y mejorar tus rendimientos y la calidad del brote. Con consejos como estos, puedes cultivar, experimentar y desarrollar tus propias técnicas para producir la mejor hierba posible.

7. Domina Los Conceptos Básicos: Crea una Base de Conocimientos

Mientras que a algunas personas se les da muy bien la jardinería, el verdadero dominio del cultivo de cannabis se obtiene a través de la investigación y el conocimiento. Lee todo lo que puedas y absorbe la información. Aprender todo sobre el ciclo de vida de una planta de marihuana, cómo crece y qué se necesita para que prospere, te dará una mejor comprensión de la planta. Lee las experiencias de cultivo de otras personas, los problemas a los que se enfrentan y cómo los superan, y asimílalo en tu propia biblioteca mental de conocimientos. Con ello crearás una base para aprender más, independientemente de tu habilidad natural en el cuarto de cultivo.

6. Aprende A Podar

Con los conceptos básicos del cultivo de marihuana en tu haber, es buena idea comenzar a experimentar un poco con técnicas más avanzadas. La poda puede ser una excelente manera de estimular al cannabis y producir mayores rendimientos. Básicamente, se trata de cortar las ramas más débiles para permitir que la planta se concentre en su crecimiento.

Aquí puedes aprender a podar.

5. La Moderación Es Clave

En lo que respecta a la alimentación y el riego del cannabis, es mejor quedarse corto que pasarse. Si riegas o alimentas al cannabis de forma insuficiente, lo puedes solucionar rápidamente con el mínimo estrés para la planta. Pero si lo riegas o alimentas en exceso, es mucho más difícil que se recupere. Esto es relevante sobre todo si vas a cultivar una variedad con la que no estás familiarizado - hasta que intuyas lo que tu planta necesita, deberás ir sobre seguro.

Aprende más sobre el riego aquí.

4. Dale A Tu Marihuana El Mejor Comienzo Posible

Darle a un plantón el mejor comienzo posible, influirá en un crecimiento sano en el futuro - minimizando el riesgo de retraso y de muchos otros problemas. Una excelente forma de hacerlo, es con un kit de semillas para principiantes barato y eficiente. Estos kits contienen una fórmula bacteriana especial que no solo alimentan al plantón a la perfección, sino que además estimulan el crecimiento vigoroso de su raíz. Un buen desarrollo de la raíz es uno de los factores más importantes para un exitoso cultivo, ya que las raíces son las que abastecen a la planta de nutrientes - una planta de cannabis crecerá con el tamaño que le permita su raíz, por lo que una buena raíz equivale a una planta grande.

Aquí puedes adquirir kits de semillas para principiantes.

3. Entiende El pH

El pH es un factor a menudo ignorado por los novatos; pero es de vital importancia. El nivel de pH del medio de cultivo (cómo es de ácido o base) afecta a todo tipo de cosas. Puede determinar la calidad del desarrollo de los microorganismos beneficiosos del suelo, así como la eficacia de las raíces para absorber nutrientes. Por suerte, el pH es relativamente fácil de controlar, y solo se necesita un monitor de pH barato. Este monitor te proporciona una lectura para conocer la situación del medio de cultivo. El cannabis prospera mejor con un pH de alrededor de 6.

Aquí puedes aprender más sobre el pH, su importancia para el cannabis y cómo controlarlo.

2. Utiliza Tierra Buena En Lugar de Fertilizantes

La constante adición de abonos químicos puede afectar de forma negativa al producto final. También contribuye a la acumulación de sales en suelos ácidos, lo cual, a su vez, puede causar más problemas. Es mucho mejor crear un suelo de calidad antes de empezar a cultivar - un suelo que tenga todo lo necesario para que crezca la y florezca la planta - que añadir fertilizantes de forma constante. Puedes mantener la alimentación adicional al mínimo, haciendo que el cultivo sea mucho más fácil y reduciendo el riesgo de que algo salga mal.

Aprende más sobre el súper suelo y cómo prepararlo, aquí.

1. Usa Genes Buenos

Independientemente de lo buen cultivador que seas, tu cultivo solo será tan bueno como el potencial genético de las semillas que uses. Si tienes semillas malas, no importa lo excelente que sea tu suelo, lo bien que cuides el cultivo, o qué técnicas avanzadas utilices - la planta de cannabis tiene un potencial determinado. Si tus semillas de marihuana provienen de un banco de semillas de buena reputación y con genes de primera clase, tendrás todo un mundo de posibilidades para que crezcan. Es cierto que hasta las mejores semillas tienen un potencial limitado, pero a no ser que seas todo un experto, es improbable que lo alcances - lo que significa que puedes experimentar, aprender y cultivar sin estar limitado. Incluso si eres el mejor, elegir una semilla con un alto potencial te permitirá maximizar la calidad y cantidad del brote producido. Los cultivadores novatos también deben adquirir semillas de calidad, ya que los límites imprevistos de las semillas de baja calidad, podrían confundirlos y hacer que sea más difícil aprender. Con unos buenos genes, el cielo es el límite si lo que quieres es aprender.